Vigo

Los grafiteros midieron sus fuerzas en la Batalla Mural

Vigo

vigo

Los grafiteros midieron sus fuerzas en la Batalla Mural

Los grafiteros realizaron sus diseños al aire libre, en los alrededores de la sede de la Diputación.
photo_cameraLos grafiteros realizaron sus diseños al aire libre, en los alrededores de la sede de la Diputación.
Miguel Cajaraville fue el ganador de esta edición del certamen de arte urbano celebrado en la sede de la Diputación
nnn Una docena de grafiteros vigueses se reunieron ayer en los alrededores de la sede de la Diputación en la calle Eduardo Chao, donde participaron en la segunda edición de la Batalla Mural, enmarcada en el Festival Urbano Vigo Ciudad de Color organizado por el Proyecto Ewa y el Concello, que busca llevar obras de arte a medianeras de toda la ciudad.
Los artistas desarrollaron sus obras al aire libre, sobre unos tablones de 2 por 2,5 metros en los que expresaron a través del color su visión del tema sobre el que tuvieron que trabajar en esta edición, "Ideas para un mundo mejor", que fue anunciado justo antes de que se iniciase el certamen.
Cada uno de los grafiteros que participaron en la segunda Batalla Mural tuvieron la opción plasmar su estilo propio en sus murales y si bien todos ellos giraron sobre la misma temática, no hubo dos iguales.
Algunos de los artistas del certamen, como Fernando Rial "Ferró" apostaron por una representación abstracta de esta idea, aprovechando las formas y los colores. "Para mi es lo básico, es mi forma de expresarme a través de la pintura", asegura.
Otros grafiteros como Tremze, apostaron por representaciones más concretas pero que a la vez jugaban con los dobles significados, con un mural que aparentaba mostrar un bombardeo sobre una ciudad, aunque desde los aviones caían botes de pintura que llenaban de vida y color la urbe.
Al final la obra ganadora fue la de Miguel Cajaraville, que como premio tendrá la oportunidad de pintar un gran mural en una medianera durante la próxima edición del Festival Urbano Vigo Ciudad de Color. El finalista fue Daniel Fernández.
Si hay algo en lo que coincidieron los participantes de esta Batalla Mural es en la importancia de este tipo de iniciativas. "Yo lo veo muy bien, me gusta mucho la calle, el aire libre, y así la gente puede ver la obra de primera mano e incluso como se va pintando", señala Ferró.
Simultáneamente, el salón de actos de la sede de la Diputación acogió la tercera edición de las Jornadas de arte urbano, con la celebración de dos paneles donde se abordaron temáticas como la posibilidad de construir un espacio de colaboración europeo de arte urbana o las nuevas tendencias en el terreno de estas representaciones artísticas.
Estas conferencias contaron con la participación de artistas nacionales como David de la Mano e internacionales como el dúo Amazonas, invitados a pintar un mural en la ciudad, también participaron los directores de dos festivales internacionales de arte urbano, Edel Tobin, del festival Waterford Walls de Irlanda, y Bjorn Van Poucke, del festival Crystal Ship de Bélgica. Los paneles pudieron seguirse de manera presencial y también 'online', a través de la plataforma digital Zoom.
El alcalde Abel Caballero visitó ayer la Batalla Mural donde observó junto a la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, cada una de las piezas que crearon los grafiteros vigueses. Caballero aseguró que iniciativas como esta suponen "una nueva manera de entender las ciudades" y que "la calle es el mejor sitio para el arte". Por su parte, Silva destacó que "el arte y la cultura son una necesidad para los seres humanos" y que además "tienen el poder de transformar a las ciudades".
Por la tarde también se celebró un taller de pintura para familias de la mano del artista vigués Fernández, que consistió en pintar cazadoras y que hizo las delicias de los más pequeños.
Todos estos actos se realizaron en el interior o los alrededores de la sede de la Diputación en la ciudad, un edificio que estrenó este mismo mes un nuevo mural realizado por el pintor Darío Basso en el marco de la iniciativa Vigo Ciudad de Color, con el que apostó por rendir homenaje a las redeiras que tradicionalmente trabajaban en la calle Eduardo Chao. n

Comentarios