Atlántico

VIGO

"Gonzalo de Vigo" abandona el puerto

El velero "Dolphin Dance", amarrado en el muelle del Berbés durante diez años tras ser requisado por narcotráfico, fue remolcado al Club Náutico y se prepara para conmemorar los 500 años de la vuelta al mundo de Elcano y Magallanes
El antiguo "Dolphin Dance", ya renombrado "Gonzalo de Vigo", abandonó el puerto tras ser comprado por Sergio Carabaña y otros trabajadores de la empresa naval Telebearing.
El antiguo "Dolphin Dance", ya renombrado "Gonzalo de Vigo", abandonó el puerto tras ser comprado por Sergio Carabaña y otros trabajadores de la empresa naval Telebearing.
"Gonzalo de Vigo" abandona el puerto

El velero "Dolphin Dance" ha abandonado el puerto de Vigo renombrado como "Gonzalo de Vigo", después de pasar diez años amarrado en el muelle del Berbés tras haber sido interceptado en alta mar con 250 kilogramos de cocaína.

Alrededor de las 11 de la mañana, un remolcador llevó el buque de casi diez metros de eslora al Real Club Náutico de Vigo, donde esperará para ser reparado para poder llevar a cabo su siguiente viaje, nada más y nada menos que la vuelta al mundo como conmemoración el aniversario de la travesía alrededor del globo realizada por Elcano y Magallanes, en la que participó el marinero vigués Gonzalo de Vigo de la que ayer se cumplieron cinco siglos.
Este nuevo proyecto está impulsado por un Sergio Carabaña, que junto a otros trabajadores de la empresa de recambios navales Telebearing, compró el buque por 2.800 euros después de que su subasta quedara desierta en dos ocasiones. “Nos dio un pálpito, somos varios amantes del mar en la empresa, siempre veíamos el barco amarrado cuando llegábamos al puerto y nos llamó la atención”, asegura Carabaña. Decidieron rebautizar al buque con el nombre de "Gonzalo de Vigo", por haber pasado los últimos diez años amarrado en el puerto junto a la estatua del marinero vigués en el muelle del Berbés. “Conocimos la historia de Gonzalo de Vigo por la estatua, la asociación de ideas fue inmediata y decidimos conmemorar los quinientos años de la vuelta al mundo con el barco”, indica el impulsor del proyecto.
Esta iniciativa también contará con  un fin solidario. Se creará un canal de YouTube en el que se filmará todo el trayecto y el 20 por ciento de lo que se recaude con la monetización los vídeos será destinado a limpiar la ría de plásticos, y el 80 por ciento restante a una asociación de lucha contra la droga.  Pero por el momento el barco todavía debe ser restaurado, ya que su estado se encuentra muy desmejorado tras haber pasado una década amarrado en el muelle vigués. Carabaña estima que el barco estará listo para volver a navegar dentro de ocho meses. Pero para repetir el trayecto seguido por la expedición comercial de Elcano, Magallanes y Gonzalo de Vigo esperarán hasta el verano. “Partiremos hacia el emisferio sur con los últimos alisios, porque hay que buscar el verano austral”, indica Carabaña. n