La nueva EDAR será cofinanciada entre las tres partes pero la construcción de un nuevo emisario submarino está pendiente

Gobierno, Xunta y Concello presentan la nueva depuradora sin concretar la financiación final

Caballero, Touriño y Espinosa, en la presentación en Alcaldía. foto: j.v.landin.
La construcción de la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) en la desembocadura del río Lagares costará 235 millones de euros. Las tres administraciones implicadas (Gobierno, Xunta y Concello) cofinanciarán la inversión y, mientras el Ministerio de Medio Ambiente acercará 112 millones, Consellería y Concello sufragarán 96 ,ayer no estaba concretado qué cantidad asumirá una y otra administración. Todo esto supone una inversión de 208 millones, quedando sin definir quién se hará cargo de la construcción de un nuevo emisario submarino (27 millones). Ayer se presentó por todo lo alto.
La ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, acompañada del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, y del alcalde Abel Caballero, fue la encargada de presentar ayer en el Concello de Vigo, en un acto social multitudinario, el anteproyecto para construir la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) en Coruxo.
Se levantará donde se ubica la actual, en la desembocadura del río Lagares, y ocupará un espacio mayor que el actual ya que pasará de 5,96 hectáreas a 6,74. Sin embargo, la instalación se desplazará hacia el extremo más cercano a la avenida Ricardo Mella, con lo que será necesario expropiar 60.000 m de terrenos.
Supondrá un coste de 235 millones, de los que, según apuntó ayer Espinosa, el Gobierno se hará cargo de 112. ’Es una inversión de primer orden’, consideró. El resto, será asumido por Xunta y Concello, pero todavía ayer, y a pesar de que Touriño aseguró que el departamento autonómico invertirá 73 millones y el Ayuntamiento 18, estaba sin aclarar. Es más, en el borrador del convenio que en unas semanas se firmará para cerrar la cofinanciación no se contempla la cantidad concreta que invertirá cada Administración. Lo que sí está claro es que, por ahora, Xunta y Concello se tendrán que hacer cargo de 96 millones de euros, quedando todavía en el aire la construcción de un nuevo emisario submarino con capacidad de 8 metros cúbicos por segundo que tiene un presupuesto de 27 millones de euros y que, según las fuentes consultadas, podría asumir a mayores el ministerio a través de la Cuenca Hidrográfica del Norte. Por último, en lo que también hay dudas es sobre quién se hará cargo de las expropiaciones que se tienen que llevar a cabo para levantar la nueva depuradora. Y es que suponen 10,3 millones de euros del total. Todo apunta a que será el Concello tras declararse la obra de interés público, pero todavía está sin aclarar.
Así, se prevé que la firma del convenio entre las tres administraciones será ’inmediata’ para que en el mes de marzo se licite la obra, la adjudicación sea antes del verano y poder iniciar así la construcción a finales del próximo año para ’que en 2011 entre en funcionamiento’, concluyó Touriño, y garantizar el tratamiento residual durante los próximos 30 años.

Más terrenos y 17 metros de altura máxima.
El anteproyecto para la nueva depuradora, que ayer fue presentado a pesar de que en los últimos meses se fue filtrando poco a poco a un medio de comunicación, ocupará 12,21 hectáreas y siendo 6,74 para la zona de ocupación estricta de la EDAR, que será semisoterrada. Su punto más alto será para el tratamiento de lodos, 17 metros.

El traslado de la EDAR permitirá recuperar la marisma e incluir zonas verdes de uso público

’Será una instalación moderna, compacta y soterrada’. Es lo que destacó ayer la ministra Espinosa sobre la ampliación y modernización de la depuradora del Lagares. Y es que dijo que será ’coherente’ con las necesidades de tratamiento fijadas por la normativa además de causar las mínimas molestias a la población. ’Se minimizará el impacto visual y los problemas de ruido y olores’, señaló.
Además, destacó la la construcción de una nuevo emisario submarino, de mayor capacidad, así como una nueva acometida eléctrica con una línea de más de tres kilómetros y la modernización ’integral’ de la planta actual. Y subrayó su integración paisajística con la instalación de una pantalla de árboles al igual que la recuperación de gran parte de la marisma, que será posible gracias al traslado de la parte central de la actual estación depuradora a la zona más próxima a la avenida de Ricardo Mella, liberando así la zona más cercana al cauce del Lagares. En este sentido, hay que subrayar el área verde que se pondrá a disposición de los vigueses donde actualmente se ubican una buena parte de los digestores.
Con todo, Espinosa señaló que las instalaciones no se ampliarán pero lo cierto es que se necesitan expropiar 60.000 m de terrenos para llevar a cabo el proyecto. Y es que a las tres hectáreas de zonas verdes, la recuperación de la marisma y una zona de jardines públicos hay que sumar el cinturón ambiental de protección que tiene como objetivo ’eliminar cualquier molestia durante la explotación normal de la planta’.
Y según explicó la ministra, la mayor parte de las instalaciones irán soterradas. De hecho, el proceso de tratamiento primario y parte del secundario irá bajo tierra (decantación lamelar y reactores biológicos) mientras que el tratamiento de lodos (la digestión anaeróbica) irá en superficie. Es más, el punto más alto tendrá 17 metros, el equivalente a cinco pisos. Las dependencias se conectarán mediante una galería de servicios por la que irán las conducciones.

Para 800.000 habitantes

Espinosa subrayó que la capacidad de depuración ’se ampliarᒠy contempla así dar respuesta a una población equivalente a 800.000 habitantes. ’No sólo tratará a la población que vive actualmente en la ciudad sino a la actividad industrial y el incremento poblacional que se prevé en verano’, dijo.

Te puede interesar