Fran Pati: “Busco mostrar con el humor que la España vaciada está muy viva”

Fran Pati sobre un escenario.
photo_camera Fran Pati sobre un escenario.

El cómico Fran Pati actuará el sábado, a partir de las 22 horas, en la Sala Sinattra de Vigo

Fran Pati nació en Albacete, pero emigró a Madrid con una mochila llena de miedos y con una misión: llegar a convertirse en un gran humorista. Formando en ”La Escuela de Artes de la Comedia” y en el ”Liceo de Comedia” de Madrid, formó la compañía de humoristas, “Golfos”, junto a Diego Daño y Eva Soriano. Pati también forma parte del show “Cuatro motes manchegos”, junto a los también albaceteños Jesús Arenas, Juanjo Albiñana y Roberto Gontán. Actuará el sábado, a partir de las 22 horas, en la Sala Sinattra. 

¿Es su primera vez en Vigo?

Es mi primera vez de todo. No he estado nunca, ni para actuar ni como turista. Entonces tengo como esa sorpresa de que no sé qué me voy a encontrar, si mi humor será aceptado allí. Al principio de mi carrera eso me preocupaba, pero ahora ya no tanto después de haber hecho en la última temporada giras por otros lugares que no fuese Madrid o Castilla la Mancha, que es de donde yo soy. Eso me ayudó a confiar en mi show. En Galicia sí que he estado de vacaciones, y a la gastronomía ya no le tengo miedo, he dado buena cuenta de ello. 

¿Se considera una nueva incorporación al mundo cómico? dado su corto tiempo encima de los escenarios

 Creo que sí, pero en realidad nunca tuve un punto concreto de la vida donde me convertí en cómico. Creo que el paso te viene solo, casi sin darte cuenta ves que esto es tu fuente de ingresos y que es tu trabajo a jornada completa. Llevo viajando a nivel nacional durante una temporada y media, y cinco años como cómico desde que pasé por la academia. Vas haciendo, vas peleando, apareces en televisión (colaboró en Laitmotiv, con Andreu Buenafuente) y poco a poco llegas a un punto que dices ¿y yo cómo he llegado hasta aquí?. 

¿Qué le espera al público que acudirá el sábado a la Sala Sinattra?

El show es más bien una crítica, porque te encuentras a gente que le gusta la ciudad y rechaza el pueblo y al revés. Nada es mejor ni peor, creo que cada uno tiene que vivir donde es feliz. Yo emigré a Madrid y viví ese contraste, salí de mi zona de confort y me tuve que acostumbrar a la ciudad, pero intento mostrar a través del humor que lo que se llama la España vaciada también está muy viva y tiene mucha cultura. 

La improvisación con el público es una parte fundamental de su show. 

Suelo hacerlo igual que todos los cómicos. Es un punto de huida que tenemos del texto fijo y, como yo lo llamo, hay que darle de comer a las redes. Algunos textos no tienen muchas sorpresas, entonces ese show que te da el público lo tienes que introducir a través de la improvisación, como hicieron antes David Puerto, Juan Dávila o Mikel Bermejo. Es todo un reto.

Si emigrar de Albacete a Madrid fue abandonar la zona de confort para Fran Pati. ¿Cómo recuerda sus primeras veces encima de un escenario?

La primera vez fue a través de la escuela de comedia junto a Eva Soriano, a la que ahora ya la considero como una hermana. Como era algo tímido y me tenía que quitar los nervios, hubo alguien que me incitó a beber 2 o 3 cervezas antes de subir al escenario y así lo hice. Salí bastante despejado (se ríe). He tenido malos momentos, donde desarrollaba mi actuación y, en ocho minutos, no conseguía hacer reír al público. Entonces empezaba por reírme yo mismo, a carcajada limpia. Algunos que me vieron pensarían que yo era una especie de loco. Pero luego recibes todo el cariño del público, y hace que sigas creciendo como humorista.

Te puede interesar