Atlántico

DOS AÑOS DESDE LA OLA DE INCENDIOS

Fragoselo recuperó 6 hectáreas calcinadas durante los incendios

La nueva directiva de los comuneros plantea un giro de 180 grados en la gestión de los montes, menos orientada a la venta de madera
Una de las zonas afectadas por los incendios en Fragoselo, dos años después del paso de las llamas.
Una de las zonas afectadas por los incendios en Fragoselo, dos años después del paso de las llamas.
Fragoselo recuperó 6 hectáreas calcinadas durante los incendios
nnn A lo largo de los últimos dos años, los comuneros de Fragoso consiguieron repoblar seis hectáreas de las casi 190 que fueron consumidas por las llamas en Coruxo –casi el 80 por ciento del monte fue arrasado en los incendios de octubre de 2017–. Desde mayo de este año, la Comunidad de Montes de Coruxo cuenta con una nueva directiva, con Antonio Álvarez en la presidencia. Esta comunidad cuenta con dos peones forestales permanentes y tras la entrada de la nueva directiva, el rumbo en la gestión de los montes ha cambiado por completo al buscar una diverisficación de sus usos “no tan orientados hacia la capacidad productiva de madera”.
Así, la Comunidad de Montes de Coruxo tiene como retos a corto plazo la plantación de especies autóctonas, la producción de setas shiitake para su posterior venta como producto autóctono y completamente ecológico, además de explotar la riqueza paisajística del entorno, con una larga tradición para los adeptos al senderismo y otros deportes al aire libre. “Queremos que el monte sea un lugar lleno de vida y acercar el parque forestal a las casas”, afirma Antonio.
Alexandra Alonso, vocal en la nueva directiva, explica que disponen de proyectos para gestionar la aparición de especies invasoras como la acacia y el eucalipto. Mientras que aprovecharán la primera para el afianzamiento del suelo y crecimiento de árboles autóctonos; el eucalipto seguirá siendo arrancado –excepto en dos pequeñas áreas restringidas— ya que “es nuestra mayor preocupación”.
De hecho, Antonio y Alexandra reconocen que “a pesar de lo que se vivió hace dos años, particulares y otras comunidades de montes que limitan con nosotros continúan plantando eucaliptos”, una cuestión por la que consideran que es posible que se repitan episodios como el de la última ola de incendios. “Mientras no cambie la política forestal y las explotaciones sigan siendo de eucalipto por los beneficios que se venden desde la publicidad de Ence, evidentemente vovlerá a pasar”, indican. n