Vigo

Fiebre por tener una piscina

Vigo

VIGO

Fiebre por tener una piscina

Crece el interés por tener piscina en casa ante el aforo limitado en las playas y que algunas públicas, como las de Samil, estarán cerradas.
photo_cameraCrece el interés por tener piscina en casa ante el aforo limitado en las playas y que algunas públicas, como las de Samil, estarán cerradas.
Las posibles limitaciones de acceso a las playas en verano por culpa de la Covid-19 y el temor a que se produzca un rebrote a partir de septiembre dispara en Vigo y su área su venta a particulares, con lista de espera

 Hinchables, prefabricadas e incluso de obra. La fiebre por tener una piscina se ha desatado en Vigo y su área y las empresas dedicadas a su venta e instalación no dan abasto, hasta el punto de que incluso hay lista de espera para tener una. Si al principio de la pandemia fue el papel higiénico y, después, las bicicletas, ahora se suman a las preferencias de los consumidores estos elementos para darse remojón.
Está claro que nadie quiere quedarse sin su temporada de baño después de más de 50 días de confinamiento en nuestras casas, tiempo en el que hemos pasado de estar en invierno a vivir una primavera que en los últimos días ha disparado los termómetros. Con la fase 2 que se estrena mañana, lunes, se permitirá el acceso a las playas, pero con muchas limitaciones para asegurar la distancia social. A esto se suma que las piscinas recreativas al aire libre y las de uso deportivo solo podrán abrir bajo cita previa y con un aforo máximo del 30%. Unas condiciones que no son suficientes para muchas personas que quieren darse un chapuzón y tienen la suerte de disponer de un pequeño terreno o una gran terraza.
"Mayo siempre fue un mes muy intenso para el sector, que hasta ahora estuvo parado. Sin embargo, las previsiones de los proveedores anticipan unos meses de junio y julio con más actividad, acompañado por las expectativas de buen tiempo", señala Miguel López, gerente de Cataragua, empresa viguesa especializada en la instalación de piscinas de obra, una opinión que comparten otras firmas del ramo consultadas como Inserga, que apuntan a que la demanda se está centrando en las piscinas desmontables. Miguel López achaca al miedo al contagio que provoca el contacto con las zonas de paso en las piscinas de tipo públicas o comunitarias para optar por tener nuestra propia piscina particular, que ofrecen un mayor control de limpieza y desinfección y en las que conocemos con qué personas las estamos compartiendo.
Situación distinta es la que se vive en Covelo Riegos, expertos en todo tipo de piscinas. "Estamos al 2.800 por ciento", describían gráficamente en esta firma de referencia, con tienda en Ponteareas. "Estamos atendiendo a clientes en un área de hasta 50 kilómetros a la redonda, ya no vamos más allá porque no damos a basto y no nos compensaría", manifestaron en declaraciones a este diario.
"La gente tiene unas ganas locas de mojarse en casa, pero locas. Todos quieren piscinas pero para ya, da igual que sean de hormigón, de liner (revestimiento con membrana armada), de poliester, de las de montar con chapa por fuera... Da igual. La gente no se fía de que se pueda volver a la playa", explican.
En Covelo Riegos las piscinas hinchables están agotadas, y a partir de hoy, lunes, harán entrega de los pedidos recogidos hasta el momento a mediados de agosto. En cuanto a las de obra, tienen encargadas 17 piscinas para su construcción en los próximos dos meses, mientas que la lista de reservas para el montaje de piscinas de chapa contabiliza ya hasta 30 solicitudes. No obstante, confirman que aún cuentan con más de 8 modelos en catálogo para nuevos pedidos.

Dos meses de espera


Una gran demanda que se repite en otras empresas especializadas. "Estamos a tope", confirmaban desde la firma Casa del Riego, en Nigrán, en una zona tradicional de veraniego del sur de la provincia y donde muchos vigueses tiene su segunda residencia. "Tenemos una lista de espera de dos meses. Ya no admitimos más pedidos, a menos que sea de un cliente habitual al que tenemos que atender y dar servicio", afirmaban desde esta empresa.
Un rápido vistazo a los lineales de las grandes superficies y supermercados que venden material de camping confirma también la fuerte demanda de piscinas hinchables, que además se están adquiriendo por catálogo en las tiendas online, donde se pueden comprar desde 40 euros o menos, según el modelo, resistencia y complejidad de sus componentes (dependiendo de si incluyen depuradora, cobertor, etc).
Igual que ocurriera con otros productos, es una tendencia generalizada en todo el territorio español, y más desde que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) declarase que ve "muy poco probable" el contagio por contacto con agua en piscinas o playas. n

Más en Vigo
Comentarios