Educación

Familias de Vigo sin plaza impugnarán el sorteo del CEIP García Barbón

Imagen de algunas de las familias afectadas frente al CEIP García Barbón.
photo_camera Imagen de algunas de las familias afectadas frente al CEIP García Barbón.
Anuncian que la plataforma se cristalizará para continuar reclamando soluciones permanentes ante lo que ellos ven como una “emergencia escolar del barrio”

Las 15 familias del centro de Vigo que se quedaron sin plaza en el CEIP García Barbón pese a vivir en las inmediaciones del colegio todavía no se rinden pese a la publicación de los listados definitivos. “Ninguno de nosotros hemos aceptado todavía las asignaciones que nos dieron en cuarta opción desde la Xunta”, explica Miguel Ocampo, portavoz de una plataforma que, asegura, se “cristalizará” para pedir soluciones permanentes ante “una emergencia escolar de barrio que puede cronificarse”. Así, van a llegar hasta el final en su petición de que se habilite un aula más de forma extraordinaria de cara al curso que viene y, ante la falta de soluciones por parte de la Consellería de Educación, su siguiente paso será impugnar el sorteo de plazas. 

“Era algo que no queríamos hacer porque si se repite el sorteo va a haber mucho dolor para muchas familias” indica Ocampo, que señala que “en el sorteo hubo un defecto grave de forma que ya le comunicamos a la administración al principio y que ellos mismos han admitido que ocurrió”. La falta de respuestas por parte del Ejecutivo autonómico, reitera, “nos ha empujado a iniciar este trámite”. 

Estas 15 familias recibieron una asignación de plaza que les obliga a coger el coche y conducir durante, al menos, media hora, para llevar a sus hijos al colegio en lugar de caminar unos cuantos metros –algunas de las familias viven literalmente frente al centro, en las torres Ifer–. Una solución que las familias no ven como tal, sobre todo porque seguirá ocurriendo en el futuro: “La asociación de vecinos está recibiendo muchas llamada de familias muy preocupadas porque se han dado cuenta de que las posibilidades de entrar en un colegio público en la zona son del 30%; del 50% si no te importa un concertado o privado”.

 

 

Solución "Tabú"

El portavoz de las familias afectadas, Miguel Ocampo, cuenta que propusieron al centro y la Consellería una posible solución que “ya habían pedido varias veces padres del centro”, que pasaría por utilizar el espacio ahora destinado al aparcamiento de los profesores para construir un edificio auxiliar en el que ubicar diferentes aulas y así ganar espacio de cara a futuros cursos. Se trata de una propuesta “tabú” porque, según relata Ocampo, “los profesores se oponen frontalmente a ello diciendo que ese aparcamiento es un derecho adquirido”. Todo ello a pesar de que “la Xunta podría poner a su disposición alguna de las plazas de los múltiples párkings de la zona”.

Te puede interesar