Atlántico

VIGO

“Estamos contentos, más que si nos hubiese tocado la lotería”

El Gobierno conmutó la pena de prisión a los vigueses Serafín Rodríguez y Carlos Rivas

Carlos Rivas y Serafín Rodríguez ponen fin a siete años de lucha para lograr el indulto.
Carlos Rivas y Serafín Rodríguez ponen fin a siete años de lucha para lograr el indulto.
“Estamos contentos, más que si nos hubiese tocado la lotería”

 Serafín Rodríguez y Carlos Rivas ya pueden respirar tranquilos tras siete largos años de lucha gracias a la decisión del Gobierno. La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ratificó ayer el indulto parcial a los dos sindicalistas vigueses por su participación en un piquete durante una huelga del sector del transporte en 2008. "Estamos muy contentos, más que si nos hubiese tocado la lotería", admitió Serafín Rodríguez tras haberse enterado de la buena noticia por la publicación en el Boletín Oficial del Estado. 

Con este indulto parcial, los vigueses evitan su entrada en prisión fijada por la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo de mayo de 2011. Los sindicalistas fueron condenados a tres años de cárcel y una multa de 12 meses a razón de cinco euros diarios por un delito contra los derechos de los trabajadores. Ahora, Carlos y Serafín ven como el Gobierno conmuta la pena privativa de libertad impuesta en un primer momento, reduciendo la pena a una multa con una cuota diaria de seis euros durante 18 meses. "Solamente puedo decir que estamos muy felices porque por fin se acaba todo. Ahora ya podemos pensar en otra cosa. Fue Serafín quien me llamó a primera hora de la mañana para avisarme de la noticia. Al fin está todo solucionado", afirmó Carlos Rivas. 
La búsqueda de justicia por parte de Serafín y Calos les llevó a la Audiencia Provincial en 2013, siendo ratificada la condena inicial fijada por el Juzgado vigués. Un año más tarde, el propio Parlamento de Galicia respaldó por unanimidad a los sindicalistas en su petición de un indulto parcial que evitase su ingreso en prisión. Tras siete años, Carlos -afiliado a la Unión General de Trabajadores (UGT)- y Serafín -miembro de la Confederación Intersindical Galega (CIG)- se muestran aliviados por la resolución tomada por el Ministerio de Justicia.
Por su parte el alcalde de Vigo, Abel Caballero, también quiso valorar el indulto de los sindicalistas depués de publicarse en el Boletín Oficial del Estado, calificándolo como "una muy buena noticia". El regidor local explicó que siempre apoyó esta medida que evitaría la entrada en prisión de Carlos y Serafín y añadió que las actuaciones sindicales "no pueden llevar aparejada la cárcel, merecerá otro tipo de reproche".