Transporte

Estabilidad a 300 por hora en los trenes Avril

El compartimento “Confort”, con una distribución más amplia, en 2+2 asientos y con mucho más espacio en el pasillo.
photo_camera El compartimento “Confort”, con una distribución más amplia, en 2+2 asientos y con mucho más espacio en el pasillo.

El tren Avril de la serie 106 destaca por su comodidad y distribución de asientos 3+2; el AVE entre Vigo y Madrid no bajará de las cuatro horas, al menos, hasta octubre

La simulación comercial realizada ayer de los S106 conectó Madrid y A Coruña en algo más de 3 horas y media. Un tiempo menor que el actual debido a los picos de velocidad que arroja el nuevo tren, pero lejos de los tiempos que marcará su ruta a Vigo, oscilando entre las cuatro horas y las 4 horas y 17 minutos. Podría superar los 45 minutos de diferencia entre acudir a una u otra ciudad gallega, siempre previo paso por Santiago.

 

 

No obstante, el ministro Óscar Puente aseguró que se necesita paciencia para que las máquinas saquen su mejor versión, así como finalizar las obras de Chamartín que limitan un 25% los recursos de la alta velocidad, afirmando que en octubre del 2024 estarán ya rondando las 3 horas y media entre Vigo y Madrid. Todo ello sin contar con la variante de Cerdedo. 

Cartel luminoso que indica la tarea del tren.
Cartel luminoso que indica la tarea del tren.

La diferencia entre trenes Alvia y Avril reside en la velocidad punta. El primero puede circular con un máximo de 250 kilómetros por hora, mientras que la alta velocidad está configurada para manejarse en ambos anchos (nacional e ibérico) en 300 kilómetros por hora y "con posibilidad de alcanzar los 350". 

La comodidad también marca la diferencia en los doce vagones que compone el tren S106. Tanto en la sección económico como confort, los asientos se han configurado para ser lo más cómodo posible, con tablet personalizada e indicadores en todas las entradas de cada vagón con la ubicación exacta del tren y de la próxima parada existente.

En la más económica, la distribución de asientos 3+2 limita en ciertas partes el paso por el pasillo, haciéndolo más estrecho porque el gálibo es similar en medidas al Alvia y, por tanto, es necesario recortar cierto espacio para añadir una plaza más por fila. La estabilidad, una premisa criticada en ocasiones en los Alvia cuando se supera los 200 kilómetros por hora, se ha reforzado y apenas se sienta la vibración, pudiendo mantenerse firme hasta un vaso de agua semi lleno.

Las pantallas registran la velocidad a la que se viaja y un mapa interactivo.
Las pantallas registran la velocidad a la que se viaja y un mapa interactivo.

Al fondo, un vagón-cafetería estructurada de una forma singular, con más espacio para los usuarios y la atención justo en el centro. Un tren centrado en los detalles, preparado para alcanzar sin dificultad los 300 kilómetros por hora y con un menú según sea desayuno, comida, almuerzo o cena, elaborado por el doble estrella Michelín Ramón Freixas y a un precio de entre 22 y 25 euros.

La modernidad que conecta ya “al 70% de toda España”

El ministro apuntó que con la llegada de la alta velocidad a ciudades como Vigo o A Coruña, el próximo martes 21 de mayo, el servicio ferroviario da un salto de calidad en toda España al encontrarse conectado con rapidez “al menos en un 70%”. Este dato hace que el país sea el segundo del mundo con más kilómetros de alta velocidad, solo por detrás de China: “Tenemos que adecuarnos a los que nos indica la Unión Europea y su intención es gestionar grandes ejes vertebradores en todos los países a la máxima velocidad”. El 21 de mayo, ya será una realidad.

El ministro apuntó que estos servicios no serán nocturnos y que tampoco regresarán esos servicios, anulados en Vigo a raíz de la pandemia porque “no hay material actualmente para realizarlo”.

Te puede interesar