Atlántico

VERANO

El espectáculo del cielo estival

El turismo astronómico aprovecha las noches de verano para atraer a nuevos aficionados. Los cielos despejados de la época estival permiten contemplar en todo su esplendor las estrellas, planetas y otros cuerpos.

El turismo astronómico permite utilizar la belleza del cielo estrellado para coseguir atraer a los viajeros.
El turismo astronómico permite utilizar la belleza del cielo estrellado para coseguir atraer a los viajeros.
El espectáculo del cielo estival

Júpiter, Venus o el Triángulo de Verano destacan en la bóveda celeste durante esta época del año. Adentrarse en los misterios de las constelaciones forma parte de los encantos del turismo astronómico, un nuevo sector turístico en alza que cada vez suma más adeptos y que ilumina nuevas oportunidades de atraer visitantes. Durante la época estival, los cielos suelen estar más despejados que durante el resto del año y es un momento perfecto para disfrutar de las estrellas.
Los aficionados a la astronomía tienen la oportunidad de contemplar la galaxia que nos rodea asistiendo a lugares alejados de las ciudades, pues la contaminación lumínica es el mayor impedimento para observar estos astros, según afirman los expertos en astronomía. Los mejores puntos del planeta para visionar las constelaciones se encuentran en zonas donde la naturaleza todavía prevalece por encima de las construcciones de los hombres.
La Fundación Starlight es la encargada de certificar a nivel mundial estos lugares, en los que se puede disfrutar de las estrellas con todo su esplendor y se goza de un cielo protegido de la contaminación lumínica. Hasta la fecha un total de 15 puntos en todo el mundo poseen este certificado, la mayoría de ellos situados en España. 
Nuestro país posee una localización óptima y muy atractiva para todos los amantes de la astronomía. Hasta aquí se desplazan año tras año numerosos visitantes extranjeros ansiosos por observar los astros que en sus lugares de origen no pueden apreciar con tanta claridad.
El uso del cielo como un recurso turístico ofrece un gran abanico de posibilidades como la puesta en marcha de establecimientos tematizados o la organización de actividades especializadas en la naturaleza y en el ámbito de la cultura. Para estas zonas, tener un cielo limpio y estrellado a coste cero permite crear nuevas modalidades de turismo respetuosas con la naturaleza y con una rentabilidad muy alta.
Los lugares certificados con un cielo apto para contemplar las estrellas tienen una mayor visibilidad para captar a los turistas que estén cansados unas vacaciones convencionales.
La naturaleza permite disfrutar de un espectáculo inigualable al alcance de todos y en el que contemplar la inmensidad del universo puede llegar a ser un plan perfecto para descubrir el mundo de la astronomía amateur. n