La jornada organizada en Vigo por el Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra aborda la necesidad de pelear por el estatus que corresponde a esta profesión

Las enfermeras rechazan hacer un curso para poder recetar

Las jornadas se celebraron en el Auditorio Municipal.
Tres de las ocho ponencias de la jornada que organizó en Vigo el Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra entraron de lleno en la polémica sobre la prescripción enfermera (la que harán para medicamentos y productos no sujetos a receta médica), que se abrió en España tras conocerse un borrador del Real Decreto que quiere aprobar el Ministerio de Sanidad.

Según este borrador, las profesionales estarían obligadas a realizar un curso de entre 150 y 180 horas lectivas en el caso de las enfermeras generalistas. “No tienen en cuenta que Enfermería es un grado de 4 años y en el que cursan un mínimo de 12 créditos de farmacología. Es un negocio con una empresa privada”, opinó el sociólogo Juan Hernández.

El Colegio de Enfermería de Pontevedra fue uno de los ocho colegios profesionales de España que firmaron un manifiesto contra esta propuesta, junto con los de Murcia, Alicante, Valencia, Castellón, Baleares, Barcelona y Valladolid, aunque ahora hay otros que también se lo están planteando.

En las jornadas abordaron asuntos como los retos de la enfermería ante las enfermedades crónicas, los cambios que se avecinan en la atención al paciente gracias al uso de internet y las nuevas tecnologías, la gestión de la calidad en los cuidados o la formación. Una de las conferencias más esperadas fue la del sociólogo y consultor Juan Hernández, autor entre otros del libro “La Enfermería frente al espejo: Mitos y Realidades”. Hernández propone a la Enfermería que ocupe el estatus que merece como profesión titulada y autónoma y que desarrolle su potencial. En su opinión, hay varios problemas: la enfermería es una profesión científica, pero se vende poco y mal y sigue con una imagen de gente vocacional y altruista, incapaz de romper con una ideología del siglo XIX; la lucha por el poder con la profesión médica que no reconoce que ahora hay muchas funciones que puede asumir la enfermería; y que los líderes, en especial, del Consejo General de la Enfermería, están en el cargo desde 1987 y “se preocupan más de hacer negocio que de los problemas de la profesión”. Sobre el Colegio de Pontevedra, destacó que su directiva es antigua, pero sin embargo es de los que más servicios prestan con la misma cuota y que el presidente sigue trabajando de enfermero, conoce los problemas y está abierto a admitir críticas. n

Te puede interesar