Vigo

“Las empresas están mejor preparadas que en 2008, esta crisis no es un se acabó”

Vigo

DIEGO COMENDADOR Presidente de la Asociación Profesional de Administradores Concursales (Aspac)

“Las empresas están mejor preparadas que en 2008, esta crisis no es un se acabó”

El economista gallego Diego Comendador preside Aspac.
photo_cameraEl economista gallego Diego Comendador preside Aspac.
 La Asociación Profesional de Administradores Concursales (Aspac) ha trasladado al Gobierno una batería de medidas para adelantarse a lo que los expertos prevén: una oleada de concursos de acreedores de empresas y particulares que colapsarán unos juzgados ya saturados. No obstante, el sector lanza un mensaje de optimismo y cree que hay salida a esta crisis.
 ¿Cuándo esperan que se produzca esa avalancha de concursos de acreedores?
Todos los indicios nos llevan a pensar que tras finalizar el periodo de alarma se va a producir un incremento sustancial del número de concursos de acreedores, teniendo en cuenta que ahora mismo las empresas no están obligadas a presentarlos. Somos conscientes de que la Justicia puede colapsarse en los juzgados mercantiles, que ya estaban bastante saturados antes de esta situación con falta de medios humanos y materiales. A eso se suma una parálisis en los juzgados en estos dos últimos meses a causa del estado de alarma nacional, con lo cual tenemos un cóctel que propicia una tormenta perfecta para que la Justicia pueda colapsar. Tenemos que conseguir que  los concursos sean lo más rápido posible y así será menos traumático para los afectados. En España la media es de cuatro años en acabar un procedimiento.
¿Qué medidas plantean los administradores?
Los administradores concursales somos parte esencial en el procedimiento, tal y como marca la Ley, y lo que pedimos es que se nos den más funciones a los que estamos preparados, que nos permitan hacer todas las comunicaciones, documentaciones y relaciones que hay que hacer con los acreedores y actuando como refuerzo del juez. De esta manera el concurso irá más rápido, se agilizaría todo el proceso. Nos ofrecemos a colaborar con la Justiticia, ya se lo hemos trasladado al Gobierno a través de diferentes ministerios, así como al Consejo General del Poder Judicial. Lo están estudiando. 
También habían solicitado que se amplíe la moratoria para presentar concursos.¿Recibieron una respuesta?
Por el momento no. El Real Decreto demoró en dos meses la obligación de presentar concursos de acreedores desde el fin del periodo de alarma, pero entendemos que es un plazo muy corto y planteamos que, como mínimo, se extienda hasta septiembre u octubre para dar margen a las empresas a una reestructuración. En otros países de Europa como Alemania, Austria, Polonia o Francia ya se ha hecho.
Ahora es el turno de los ERTES, que siguen al alza. 
Aplicar un ERTE en estos momentos es lo lógico teniendo en cuenta el cierre absoluto de muchos negocios y la paralización de gran parte de la economía y empresas. El problema es el después, en qué va a ser convertir el despido temporal porque los expertos apuntan a final de año para que reabran algunos negocios. 
¿Cómo ve la situación de la crisis en Galicia?
Más o menos como en España. Vigo por ejemplo tiene el naval y la automoción que son muy importantes y que como tiemblen, se congelará la economía entera. En el caso de la industria del motor habrá que esperar a conocer cómo responden los mercado. Es muy difícil hacer previsiones. 
Resulta inevitable recordar la crisis del 2008.
Sí, pero son de naturaleza muy distinta y creo que las salidas también serán diferentes. Aquella fue puramente financiera y duró varios años y ésta está derivada de una parálisis de la economía y en la actualidad las empresas llegaron en mejor condiciones que en aquella ocasión. La situación de la economía hoy no era mala, tras un par de años más flojos había iniciado una recuperación. Creo que hay horizonte, tenemos buenas expectativas, esta crisis no es un se acabó. 
El concurso de acreedores tampoco es el fin, aunque esta figura siempre ha estado demonizada.
Es una oportunidad para volver. No siempre, claro, pero es un mecanismo de reestructuración ante una situación de insolvencia y hay otras fórmulas, por eso insistimos en que se recurra a los profesionales. 
¿Cuál es el papel de la Administración Concursal?
Estamos para ayudar a la sociedad y a la Justicia en particular. Proponemos estas medidas para  colaborar y facilitar el trauma que supone para las empresas y familias un proceso de insolvencia. Se estima que pueda haber muchas por parte de personas físicas, autónomos y familias y lo que aconsejamos es no precipitarse y acudir a un profesional para solventar la situación.

Más en Vigo
Comentarios