El Gobierno galo requiere al operador de carga de PSA que garantice por la conexión marítima durante siete años

La empresa ve inviable la Autopista del Mar por las exigencias de Francia

El silo de Bouza, que supuso una inversión de 18 millones, fue construido para la Autopista del Mar.
Vigo se enfrenta a un nuevo obstáculo en su objetivo por contar con la Autopista del Mar a Francia, una infraestructura que fue aprobada en 2009 pero que tres años después todavía no ha visto la luz.
La nueva adjudicataria (tras la renuncia de Acciona), la Compañía Marítima Hispano Francesa ve inviable su puesta en marcha ante las nuevas exigencias del Gobierno francés. Así lo aseguró ayer en Vigo el director general de dicha compañía, Eduardo Carballal, quien explicó que Francia obliga a que el operador de carga de PSA-Peugeot-Citroën, Gefco, apueste durante siete años por esta infraestructura.

Se trata, afirmó Carballal, de una exigencia que el Ejecutivo francés hizo suya tras las peticiones del sector galo y que éste se lo trasladó a Puertos del Estado quien a su vez se lo planteó a la adjudicataria. “Ahora mismo, el asunto está siendo analizado por los servicios jurídicos de PSA, que, en unos quince días tendrá que dar una respuesta, pero es poco probable y muy difícil que acepte esas exigencias debido a la actual configuración de Gefco dentro de la multinacional de la automoción”.

El responsable de la adjudicataria de la Autopista del Mar incidió en que “una relación de más de cinco años es muy complicada” y se refirió a los “referentes logísticos” en España, Inditex y Mercadona, ninguno de los cuales, indicó trabaja con contratos “a tan largo plazo”.

De ser negativa la respuesta de la multinacional a los requisitos franceses, Carballal aseguró que se cerraría definitivamente el expediente para la Autopista del Mar, “en ese caso, habría que abrir otro lo que supondría la espera de al menos otros tres o cuatro años ya que al haber Fondos Estructurales de por medio, estos resultan especialmente pesados y tremendamente costosos a nivel administrativo”.

La posibilidad de que la Compañía Marítima Hispano Francesa pudiera operar en solitario queda descartada ya que, según afirmó Carballal, “la base fundamental es PSA con toda su logística de componentes y vehículos”.

Para el director general de la adjudicataria, las bases establecidas para la Autopista del Mar están descontextualizadas, “se aprobaron en un momento económico que no se corresponde con el actual”. Como ejemplo, citó la Autopista del Mar de Gijón, que en el primer año de operatividad alcanzó las 19.000 unidades equivalentes de transporte, y calculó que en el segundo año llegará a un máximo de 21.000. Unas cifras que, dijo, “se alejan mucho” de los condicionantes que daba la autopista: unas 25.000 unidades el primer año, y el doble en el segundo año”.

Carballal señaló que si Francia y España renovaran ese límite la Autopista se podría desarrollar, pero ahora sería como “tirarse a una piscina que no se sabe si tiene dos centímetros o un metro de agua”, razonó.

años de retraso y millones invertidos

Vigo lleva tres años de retraso en la puesta en marcha de su Autopista del Mar, una infraestructura que ya comenzó hace año y medio en Gijón y para la que el Puerto se ha preparado con inversiones millonarias, entre ellas la construcción de un silo de almacenamiento de vehículos en el que se han invertido 18 millones.
La infraestructura establece una conexión entre Vigo y Saint-Nazaire, Vigo y Le Havre y Vigo-Algeciras, un proyecto que cuenta con una subvención europea de 30 millones de euros y que supondría un impulso para la actividad económica de Vigo.

En Gijón, se calcula que desde su puesta en marcha hace más de un año, la ciudad ha generado cerca de 120 millones de euros para la ciudad y se han creado 3.000 puestos de trabajo, cifras más que atractivas teniendo en cuenta la actual situación económica de todo el país.

Te puede interesar