Vigo

Empanadilla, menú estrella en la mesa del Fin de Año chino

Vigo

vigo

Empanadilla, menú estrella en la mesa del Fin de Año chino

La celebración previa al Fin de Año contó con la exhibición de artes marciales chinas.
photo_cameraLa celebración previa al Fin de Año contó con la exhibición de artes marciales chinas.
La Escola Oficial de Idiomas acogió un taller de cocina en víspera de la Nochevieja oriental que dará paso al Año de la Rata

 La comunidad china en Vigo, con cerca de 500 censados, celebrará hoy el Fin de Año. Guiado por el ciclo lunar, el calendario no coinciden con el occidental, por lo que el nuevo año comienza a contar desde mañana bajo el signo dominante de la rata tras haber pasado los doce años desde su última asignación. “La rata no es un animal muy especial, el cerdo que rigió hasta ahora, sí lo es, porque atrae la fortuna”, explica Salvador Quesada, jefe del departamento de Chino de la Escola Oficial de Idiomas, que ayer se adelantaron a las celebraciones y organizaron un taller de empanadillas chinas.
Explica que ese “es un plato tradicional para Fin de Año, sobre todo en el norte de Shanghai, es costumbre que se preparen en familia”. Suelen ser de carne de cerdo con verduras o solo con verduras y aliño. “La fiesta del cambio de año dura quince días y la cena que corresponde a la Nochevieja es la fecha más importante, se reúne toda la familia y se sirven muchos platos y el pescado frito no puede faltar, se sirve lo suficiente para que sobre un poco para comer al día siguiente, esto simboliza que en el año que entra habrá abundancia”.

El principal acompañamiento son bolas de pasta de arroz, preparadas con pasta de sésamo, “son importantes en el menú porque representan la luna (que marca el transcurso del año)”, indica Quesada. Las bolas de pasta se pueden servir dulces con azúcar o salada en sopa.
En China, como país de origen de la pólvora, no existen canciones propias de la época, como pueden ser los villancicos. Allí el sonido que acompaña el cambio de año es el de los petardos. Comienzan a echarse a las 23 horas, incrementándose a la medianoche.
Las felicitaciones son otra diferencia, mientras aquí se envían personalizadas, en China se cuelgan puertas poesías pareadas, tipo kaikus, con mensajes genéricos como “próspero año nuevo”, “suerte para todos”. Las aulas de chino en la EOI de Vigo muestran distintos ejemplos de estas felicitaciones.
Y como buena fiesta de Fin de Año, no faltó el desfile del dragón rojo. Elaborado por el departamento de chino, su paseo por la cafetería del centro dejó a buena distancia a las ánimas que salen con motivo del cambio de ciclo y aseguró la buena fortuna a todos los presentes.n