Atlántico

VIGO

Los embalses resisten pese al mes de abril, el más seco de la historia

No se ha recogido ni un litro por metro cuadrado en Vigo desde el día 1 y en todo el año un tercio de lo normal

El embalse de Zamáns se encontraba ayer así, casi al máximo nivel. La presa surte a una parte de Vigo y a Nigrán.
El embalse de Zamáns se encontraba ayer así, casi al máximo nivel. La presa surte a una parte de Vigo y a Nigrán.
Los embalses resisten pese al mes de abril, el más seco de la historia

Abril de 2017 entrará en la historia como el mes más seco, rozando el cero absoluto, a la espera de que el último día, el 30, puedan caer algunas precipitaciones que apenas mejorarían en algo el resultado. Hasta hoy se han recogido en Vigo tan sólo 0,6 litros por metro cuadrado, es decir, prácticamente nada pero pese a ello no hay peligro de desabastecimiento a corto o medio plazo: los embalses aguantan un inicio del año en mínimos. 
En especial en abril de 2017, sobre todo teniendo en cuenta que el año anterior cayeron un total de 159,2 litros el mismo mes. Es decir, la disminución ha sido del 99,4 por ciento. O si se quiere, apenas ha llovido el 0,4 por ciento de lo que cayó en abril de 2016. La llamativa situación se prolonga desde el otoño, que ya fue seco, y también el invierno. En los cuatro primeros meses de 2016 se recogieron 859 litros en un año ligeramente más húmedo que lo normal. En 2017, en el mismo período son 310, prácticamente un tercio. Pero más llamativo todavía es que no hay registrado ningún precedente de un mes de primavera -y menos abril- con una falta casi absoluta de lluvias. En Fornelos, donde se encuentra la presa de Eiras y es uno de los lugares donde más llueve de toda España, abril ha sido incluso más seco en comparación: se recogieron sólo tres litros, frente a los 350 de un abril normal.
Coincide además el tiempo seco con un calor impropio de la estación. En este abril se alcanzaron en Vigo los 29,5 grados, la segunda temperatura más alta en 50 años para una primavera. 
La explicación de un fenómeno que se prolonga en el tiempo no sólo en las Rías Baixas, la tiene Meteogalicia. Según señalaban ayer desde la agencia gallega, la razón del abril hiperseco se encuentra en un anticiclón de bloqueo que impidió el paso de borrascas del Atlántico. "No es lo más habitual pero no tan extraordinario como parece, no llegaron las borrascas y por tanto no hubo precipitaciones, eso es todo", señalaron desde Meteogalicia. No obstante reconocían que en el caso de Vigo se da la circunstancia de que en abril no ha llovido nada: "Está muy por debajo de la media climática, y aunque hubo otros períodos sin lluvia, nunca tan largos. Pero sí hubo otras primaveras muy secas". Desde Meteogalicia se advirtió de que para este domingo de madrugada está prevista la llegada de un frente que podría mejorar algo la estadística. Pero recuerda que lo que ha pasado en abril es parte de un largo proceso seco: "En lo que llevamos de año salvo una ciclogénesis, hemos pasado por un muy seco otoño y también una primavera con poca lluvia". 
Pese a la sequedad absoluta, los embalses no parecen resentirse. Incluso al contrario y está garantizado el suministro a todo el área metropolitana (la ciudad más Cangas, Moaña, Redondela, Nigrán, Gondomar y Porriño). Los dos de Vigo, el de Eiras, en Fornelos, y el de Zamáns, se encontraban ayer muy cerca de su máxima capacidad, lo que garantiza suministro incluso en las peores circunstancias durante los próximos seis meses. 
En concreto, según los datos de Augas de Galicia, de la Consellería de Medio Ambiente, que gestiona los caudales de ambas presas, tanto Eiras como Zamáns superan el 90 por ciento gracias a una planificación que mantiene el caudal ecológico de los ríos vinculados pero resguardando el máximo de agua. 
En Galicia, la mayoría de los embalses se encuentran en buena situación con la excepción de Ourense, que bombea desde el Miño, y Caldas, que habitualmente se encuentra por debajo del 70 por ciento para evitar problemas con las crecidas. Eiras estuvo en 2016 al nivel más bajo desde 2011, cuando tocó fondo, al 25%. pero se recuperó con facilidad. 

Prealerta activada ante un abril atípico

¿Hay sequía en Galicia? Sí y no. Esta semana explicaba en Vigo la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, que la comunidad se mantiene en prealerta, si bien hoy por hoy no hay peligro de desabastecimiento. No obstante, instó a un uso responsable aunque por el momento no resulta necesario tomar ninguna medida adicional.
Asimismo, indicó que tanto los embalses como los caudales de los ríos están al "total servicio" de la ciudadanía, si bien los niveles son "levemente inferiores" que a estas mismas alturas el año pasado. El abastecimiento de agua está "absolutamente garantizado", a la vista del estado actual de los embalses y del caudal de los ríos, pero admitió que sería "importante" que lloviese.
"Es importante que vuelva el agua, las precipitaciones, para poder garantizar no sólo el presente sino la superación del verano", sostuvo al ser preguntada sobre la prealerta.
Y es que, abril está siendo "absolutamente atípico" comparado con lo que sucedía en años anteriores. "No ha llovido lo que tenía que llover",   y sería necesario para "llegar a la temporada estival con más tranquilidad".
Con todo, la titular de Medio Ambiente dejó claro que no existe "por ahora ningún indicio" que conduzca a tomar otra "medida extraordinaria" más allá de la activación de la prealerta por sequía y de la conformación de un comité técnico.