Atlántico

VIGO

El verano se resiste a morir

Las Rías Baixas mantienen las altas temperaturas y alcanzan los 30 grados, con las playas llenas todavía en Vigo y otros puntos del litoral, mientras el norte de Galicia  ya está prácticamente en otoño
La playa de Samil, ayer por la tarde, todavía con notable presencia de bañistas y más de 28 grados, que se mantendrán durante los próximos días.
La playa de Samil, ayer por la tarde, todavía con notable presencia de bañistas y más de 28 grados, que se mantendrán durante los próximos días.
El verano se resiste a morir

Vigo marcó ayer 28,4 grados y continúa gozando, como en general el territorio de las Rías Baixas, de días de verano, cuando el otoño ya parece haberse asentado en buena parte del país, también en Galicia. En las Rías Altas, se marcaron tan sólo 17 grados en el centro de A Coruña como máxima (20 en Bens, en la costa), diez menos que en Vigo, y 22,6 en Santiago, en la media del centro de Galicia. 


En el interior, Ourense aguanta todavía con suficiencia: la capital llego a 29,2, Leiro a 30,3 y Arnoia a 30,4, siendo estos dos últimos ayuntamientos los que en más ocasiones han fijado la temperatura más alta de Galicia a lo largo de este año, superando incluso los 40 grados. 


No obstante, el "top" de la Comunidad volvió al entorno de Vigo, en un punto clásico, el control que Meteogalicia tiene en la parroquia de Areas, en Tui, donde se rozaron los 31 grados, una de las zonas donde más calor se registra en toda Galicia, muy cerca del Miño. Hasta 30,3 llegó el termómetro en A Granxa, en Ponteareas, y 28,9 en O Viso, en Redondela, y 28,4 en Pontevedra, como en Vigo. Curiosamente, en las Cíes la máxima no superó los 26 grados, aunque la sensación térmica es superior por la influencia del agua y la arena blanca.


En estas circunstancias, el verano no ha dicho adiós ni mucho menos, pese a que oficialmente está a punto de despedirse.  Las previsiones de los servicios meteorológicos coinciden en que esta semana habrá una subida generalizada al menos en las Rías Baixas, y desde luego en Vigo y su entorno, donde se podrían superar los 30 grados e incluso alcanzar el sábado 33. 


De confirmarse, sería toda una paradoja: llegar a la máxima del año justo en vísperas del otoño, cuando la marca más elevada de todo 2019 se fijó en mayo, todavía en plena primavera, con 33,7 imbatibles. 

TEMPERATURAS ALTAS

Las temperaturas, según sentencia en sus expectativas la agencia gallega de meteorología, serán altas para este período, con mínimas que ascenderán moderadamente y máximas que ascenderán ligeramente, a pesar de que oscilarán. En cuanto al estado da calidad del aire, cambiará a admisible durante toda la semana. Para la siguiente, a partir del 16 y hasta el 22, últimos días de la estación, se esperan algunas lluvias el lunes, aunque no en todo caso serían muy débiles, y de nuevo un anticiclón que llevaría las máximas hasta los 27 o 28 grados. 


El verano no se ha terminado ni ha dicho todavía la última palabra y ayer en Samil se disfrutaba de un día cualquiera de playa, todavía con los servicios de emergencias y salvamento activos y la bandera azul ondeando en el principal arenal del municipio.