Vigo

“Bajo los efectos del alcohol o drogas, es violencia vial”

Vigo

Pedro Hernández, de Stop Accidentes

“Bajo los efectos del alcohol o drogas, es violencia vial”

Pedro Hernández, de Stop Accidentes, solicita una delegación en Vigo
photo_cameraPedro Hernández, de Stop Accidentes, solicita una delegación en Vigo
Pedro Hernández, de Stop Accidentes, reclama más responsabilidad al volante

Durante la cuarentena, no había movimiento ni de personas ni de vehículos. Sin embargo, desde que se puede hacer desplazamientos y se regresa, poco a poco, a la "normalidad" los siniestros de tráfico vuelven a formar parte del día a día. En palabras de Pedro Hernández, voluntario en Stop Accidentes en Vigo, la gente está más despistada y no está acostumbrada, "hay que adaptarse de nuevo".

Pedro Hernández colabora en Stop Accidentes desde hace nueve años, cuando murió su hija: "Nos mataron a nuestra hija en un accidente de tráfico", sentencia. Decidió recurrir a la asociación para buscar asesoramiento. En su caso, el psicólogo le recomendó pastillas, a lo que él respondía: "Vengo a que me abras una nueva forma de ver esto, para tomarme pastillas, no quiero". "Prefiero llorar", dice. Hablando sobre las actividades y a qué se dedica la organización, cuenta que se centran en sensibilizar a las personas, sobretodo a jóvenes. Subraya que no son accidentes mayoritariamente, sino violencia: "Bajo los efectos del alcohol o drogas, es violencia vial". El coche es un "arma", añade.
Van a institutos a dar charlas y, actualmente, acuden a los cursos de recuperación de puntos. Según Hernández, la gente que va a esos cursos, paga y ya está. "Te dicen '400 euros, un robo', y digo que es una oportunidad". Una posibilidad de hacerlo bien. Cuenta que si vas borracho y un Guardia Civil te para y no te deja conducir, es una segunda oportunidad que te da la vida, "aunque esa persona vaya de uniforme". Relacionado con la retirada de carnet por conducir ebrio o drogado, comenta que lo ideal sería sacar una ley con la que no se pueda volver a recuperar el permiso de conducir. Se pregunta: "¿Cómo es posible que haya personas que se lo quitaron cuatro veces? No tiene lógica". 
El grupo donde hay que actuar es la juventud, en los colegios: "Debería haber una asignatura que hablara de este tema". Cuando va a charlas se abre a los más jóvenes: "Mi corazón está roto y, la única forma para solucionar esto es llegando a tu corazón". Tiene un proyecto en mente para los colegios e institutos: "Hacer algo real, colocar un coche destartalado en el patio y llevar el realismo, maquillar a una persona simulando que tuvo un siniestro y meterte en el coche  o al volante a ver qué sientes". Lo más efectivo es recrear situaciones lo más reales posibles.

Desde Stop Accidentes proponen medidas como la instauración de caminos seguros para los niños, que puedan ir protegidos al colegio. "Vigo no tiene nada de eso, no se invierte y se normaliza", confirma. Están "hartos" de escuchar que un accidente es algo normal. Pedro recuerda una polémica declaración del expresidente del Gobierno, José María Aznar, relativa a las restricciones del nivel de alcoholemia: "Como cuando Aznar dijo 'quién me va a decir a mí lo que tengo que beber', pues como padre te digo que puedes romper una familia". A esto, contesta: "En nuestro caso murió toda una familia, nuestra hija era alegría pura. ¿Quién tiene derecho a quitármela?".
Además, organizaron y coordinaron en Vigo el día internacional en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico. Otro objetivo que lograron fue un acto en un instituto con especialistas: "Simularon un accidente de tráfico, con ambulancias, policías, bomberos...", señala. Recalca que la actividad que llevan a cabo no es lucrativa, tiene el único fin de ayudar, concienciar y sensibilizar que "si vas a beber no cojas el coche, lo aparcas". Añade que quizás se puede gastar más dinero en un taxi o caminar más. A esto, argumenta: "A lo mejor al abrir los ojos tienes a la policía diciendo que vas a la cárcel por matar a tres personas por imprudencia". 
Otro logro que consiguieron desde Stop Accidentes fue la colocación de un monumento en la calle Aragón "para que quien pase por ahí, lea lo que es y le busque un significado". A mayores, indica que no recibe mantenimiento por parte del Concello. "Hay varias contratas y empresas municipales y ninguna se encarga de limpiar y cuidar el monumento", exclama. 

"No tenemos fondos, no se invierte en esto"

 Stop Accidentes no recibe casi fondos ni subvenciones, dice Hernández: "No hay dinero". Propusieron una delegación en Vigo para que la gente pueda dirigirse a una oficina en caso de accidente. Pidieron al Concello de Vigo un espacio donde trabajar. "Propuse y solicité una oficina y me dijeron que hablase con otra asociación para que me cediesen un espacio", cuenta.
Critica la falta de interés por parte de las instituciones y exclama más atención: "Ojalá entiendan que esto salva vidas". Añade que sufren cuando hay noticias de accidentes de tráfico, de gente joven, como el reciente siniestro en Teis que murieron tres jóvenes. "Qué raro que los políticos no sientan eso, o si lo sienten, ¿qué les lleva a no colaborar con esta problemática?", finaliza.

Comentarios