El edificio incendiado en Vigo estaba pendiente de ser desalojado para hacer obras

Caballero, ayer en rueda de prensa, junto a Yolanda Aguiar, Carlos Font y Patricia Rodríguez.
photo_camera Caballero, ayer en rueda de prensa, junto a Yolanda Aguiar, Carlos Font y Patricia Rodríguez.
El Concello tenía registradas ya varias intervenciones previas de los Bomberos en este inmueble aunque todas excepto una fueron catalogadas como falsas alarmas

El edificio incendiado ayer en la calle de Alfonso X estaba okupado y los propietarios ya habían iniciado el proceso legal para acometer su desalojo y realizar obras menores de mantenimiento, aunque no presentaba daños estructurales. Así lo informó ayer el Concello durante una rueda de prensa en la que Abel Caballero aseguró que “el gobierno de la ciudad está consternado”. El alcalde estuvo acompañado por el portavoz del gobierno municipal y las concejalas de Seguridad, Urbanismo y Bienestar Social, Carlos Font, Patricia Rodríguez, María José Caride y Yolanda Aguiar, respectivamente.

“El administrador de la finca textualmente comunicó que iban a presentar la documentación para recuperar la propiedad del inmueble y presentarla en el juzgado que corresponda, pues tienen voluntad de hacer frente a las obras que deban hacer para mantener el buen estado de la edificación”, que pertenece a una comunidad de bienes, según informó Caride. Si bien la concejala no lo aseguró de forma explícita, la petición de desalojar el inmueble confirma que estaba okupado.

La edil de Urbanismo también señaló que “nunca se detectaron problemas estructurales” en este inmueble y el edificio colindante, los números 6 y 4 de la calle respectivamente, ambos de los mismos propietarios. El Ayuntamiento tenía constancia de algunos daños en una fachada interior del número 6, pero los técnicos no pudieron ratificarlos porque no se les permitió el paso por los residentes. En el número 4 se detectaran problemas de desconchados y de humedad en la fachada que, según explicó, no afectarían a su seguridad. “Cuando autoricen autoridades judiciales entraremos con arquitectos municipales para valorar la estructura”, aseguró.

Por su parte, la concejala de Seguridad reconoció que el Concello tenía registradas ya varias intervenciones previas en este inmueble aunque “todas excepto una fueron falsas alarmas”. Según explicó Rodríguez, este verano en agosto hubo una alerta de incendio en el cuadro eléctrico, pero al llegar allí los bomberos habrían comprobado que el fuego no llegó a elevarse a ninguna otra zona y solo se hicieron tareas de prevención en el propio cuadro eléctrico. La responsable de Seguridad afirmó que los Bomberos, “revisando toda la instalación, llegaron a sus conclusiones y transmitieron a los propietarios y a las autoridades que tienen que actuar ahí”.

El Concello activó un dispositivo para atender y realojar a los afectados

La concejala de Bienestar Social, Yolanda Aguiar, explicó que el Ayuntamiento puso un dispositivo de apoyo a disposición de las personas afectadas por este incendio para garantizar sus condiciones básicas de pernocta, ya que tuvieron que evacuar el edificio sin ninguna provisión. 

Aguiar explicó que se habilitó un espacio específico en el albergue municipal para alojar a estas familias, donde recibieron atención de un equipo interdisciplinar compuesto por tres psicólogos, dos trabajadores sociales, dos educadores sociales y dos integradoras sociales, además del equipo de psicólogos del 112.

La concejala subrayó el compromiso de su departamento al afirmar que “recibirán asistencia psicológica durante todo el tiempo que lo necesiten”.  Además, se está trabajando en la evaluación de los perfiles individuales de cada familia para encontrar una alternativa residencial adecuada. Tras ser trasladadas al albergue inicialmente, el Concello buscó alojamiento en hostales de la ciudad a los afectados. Aguiar también mencionó que algunas personas declinaron acceder a este dispositivo debido a que contaban con una red vecinal o familiar de apoyo. Por último, la concejala informó que también se prestó atención a los animales domésticos que se encontraban en el inmueble incendiado. Las mascotas fueron derivadas primero a un veterinario y posteriormente a la protectora de animales para asegurar su bienestar.

Te puede interesar