VIGO

El drama ciudadano del PGOM

Afectados por la anulación del Plan General crean una plataforma para movilizarse

El portavoz, en el centro, Oscar Lomba, junto a María Pérez, presidenta de la Favec y afectados.
El portavoz, en el centro, Oscar Lomba, junto a María Pérez, presidenta de la Favec y afectados.
El drama ciudadano del PGOM

 Javier Losada y su mujer tomaron la decisión hace tiempo de vender su piso, sobre el que no tenían hipoteca, para construir una casa.  La pareja comenzó su aventura en una parcela sujeta a segregación, según la normativa urbanística, en la zona de Barreiro. Cumplieron todos los requisitos que el PGOM entonces vigente, el de 2008, les exigía y solicitaron la licencia de obra. Pero no sólo no llegó esa licencia sino que antes de que conseguirla, el Supremo anuló ese plan urbanístico convirtiendo su terreno en “un campo de patacas”, comenta Javier.
“Ahora nos encontramos sin nuestro piso, viviendo de alquiler y con un dinero invertido en un terreno en el que no se puede construir”, explica.
Manuel Quintana sufre también las consecuencias de la anulación del Plan General. En su caso, tuvo que pagar unos elevadísimos impuestos de sucesiones por una finca en Mantelas cuyo valor, dice, “es irreal, me la tasaron en más de dos millones de euros, por las previsiones del Plan General, de construir edificios de viviendas, pero su anulación dejó la finca sin valor, después de todo el dinero invertido en impuestos”. Esa situación hace que no pueda venderla y en la zona “propiedades de hace años están siendo derovadas por los okupas y los ladrones ante la imposibilidad de rehabilitarlas o venderlas, está pasando en Plaza de España, en Mantelas o en la carretera provincial y el Concello no hace nada, sólo obligarnos a pagar por ser finca urbana y a tenerla sin malezas a riesgo de multas”.
Estos son solo dos de los casos que ayer se hicieron públicos durante la presentación de la nueva Plataforma de Afectados pola Anulación del PXOM, en la sede de la Federación de Vecinos Eduardo Chao.
La desesperación de estos afectados les ha llevado a crear un frente común con el que puedan acelerar el proceso urbanístico, mediante una plataforma que representa a particulares y empresas afectados por la sentencia judicial. 
Según explicó ayer el portavoz de dicha plataforma, Oscar Lomba, “creemos que es necesario que el Concello comience a redactar un nuevo Plan General, un proceso que podría prolongarse durante dos años, pero que serías más efectivo que los planes supramunicipales”.
Lomba leyó un manifiesto en el que relató la situación en la que se encuentran las licencias de obras, proyectos en ejecución, rehabilitación,etcétera, a consecuencia de la decisión judicial.
 Según dijo, “los planes nulos no son convalidables ni se pueden enmendar” y recordó “lo que ocurrió con el de Gondomar”.n