La expropiación de edificios de la plaza histórica sigue adelante para que sirvan de estación

Domínguez aún busca siete millones para construir el ascensor de O Berbés

La fachada de la plaza del Berbés, con edificios en ruina que el Concello está en vías de expropiación. foto: marta brea.
El vicealcalde Santiago Domínguez reconoció que está buscando siete millones de euros para poder cumplir la promesa de instalar un ascensor funicular desde O Berbés hasta el Concello. Domínguez indicó que espera conocer los presupuestos del Consorcio del Casco Vello, bajo la batuta de la Xunta, para tomar decisiones.
Todo indica que la financiación no vendrá del Consorcio del Casco Vello, pese a que este organismo integrado por Consellería de Territorio (antes Vivenda, 90%) y Concello (10%) mueve un presupuesto millonario: la Xunta considera que el funicular no es una prioridad, menos en estos tiempos de crisis. En cambio, para el vicealcalde vigués, sí lo es porque cree que es la pieza maestra para darle un cambio sustancial al barrio gracias a una comunicación rápida entre la zona más baja y la más alta, distante apenas unos metros pero con un desnivel de 200 de altura. ‘Creo que harán falta unos siete millones de euros, y seguimos buscando cómo financiarlos si es que la Xunta se niega, vamos a ver qué dice el Consorcio del Casco Vello’, indicó el número 2 del Concello. De momento, la expropiación de tres edificios en ruina en O Berbés sigue adelante (el proceso no terminará hasta enero como mínimo) y al menos uno de ellos se utilizaría como estación de salida. El pasado mes de noviembre, el propio Santi Domínguez presentó en compañía de la entonces conselleira Teresa Táboas el proyecto de funicular diseñado por unos arquitectos catalanes, y elegido entre un total de 19 concursantes: se desplazará por un raíl y contará con cuatro estaciones y tendría que estar montado en 2010, lo que ya no parece probable. El concurso se planteó con la idea de mejorar la accesibilidad en el Casco Vello y permitir la conexión entre la parte alta y la parte baja del barrio, que viven de espaldas, además de constituir un indudable atractivo turístico y .el estudio de arquitectura catalán B01Arquitectes fue la propuesta ganadora entre concursantes que plantearon ascensores, torres con elevadores y pasarelas. Si Domínguez logra los seis o siete millones que se necesitan, el funicular sería una realidad: sobre un raíl, tendría tramos en túnel y otros a cielo abierto, con un vagón con capacidad para 30 personas y una frecuencia de paso de 10 minutos. Asimismo, tendrá estaciones en O Berbés, Pobladores, Paseo de Alfonso y Castillo de San Sebastián, en la parte de atrás del Concello, aunque no se sabe cuánto costaría el billete. Tras su última parada, los viajeros podrían caminar por un paseo peatonal pavimentado que irá hacia la puerta central del Concello. El proyecto ve factible aprovechar el patio interior del Concello para salir por la Praza do Rei, un paso que se cerraría de noche. El diseño de la estación tiene como material de referencia el vidrio prensado y en la del Concello habría una balconada.

Te puede interesar