Docentes y padres del colegio Altamar urgen un nuevo edificio

Los alumnos asisten a clase en espacios reducidos y carecen, entre otros servicios, de biblioteca. foto: vicente.
Están completamente encorsetados en un centro que sufre desde hace años una sangrante falta de espacio y que tiene que acudir a otras instalaciones públicas para ofrecer servicios a los alumnos.
Profesores y padres del colegio público Altamar reclaman la construcción de un nuevo centro escolar, puesto que el actual hace años que se ha quedado pequeño y no puede albergar servicios básicos como una biblioteca escolar, un aula de música, un comedor o un pabellón deportivo.
Se trata de un centro de Infantil y Primaria con 212 alumnos, que tiene lista de espera puesto que es muy céntrico y sólo hay un aula por cada nivel educativo.
Hace dos años que la Consellería de Educación había anunciado su disposición a edificar un nuevo colegio, pero está pendiente de que el Concello de Vigo aporte los terrenos necesarios. El actual alcalde se había comprometido a llevarlo a cabo en este mandato, pero por ahora no hay avances.
Los representantes de la comunidad escolar se habían reunido con el concejal de Urbanismo, José Mariño, para proponer que se construyese en los jardines del Museo Liste y éste les dijo que podría ser, según relatan. Sin embargo, la semana pasada se reunieron con la concejala de Patrimonio Histórico, Elena Maure, quien rechazó esta posibilidad.
Maure explicó ayer que la casa y los jardines del Museo Liste forman un conjunto y que en el Plan de Urbanismo figuran como dotacional, pero con una edificabilidad que impide construir más en la zona. La concejala recuerda que sí sería posible construir un nuevo colegio en el PERI del Carmen, que es de iniciativa pública y en el que figuran 11.000 metros cuadrados de uso dotacional. Los profesores temen que el PERI del Carmen pueda tardar años en desarrollarse. Al margen de esto, la edil señala que aunque fuera posible utilizar los jardines del Museo Liste sería una solución a medio plazo porque el espacio es reducido.

El centro usa espacios prestados por el IMD y la Residencia Altamar

’Vivimos con una gran precariedad y de prestado, no hay espacio’, señalan los docentes. El colegio Altamar no tiene patio y utiliza como tal el frontón del IMD. Su comedor está en el salón de actos de la Residencia Altamar, que es de Vicepresidencia. Pero además las aulas son minúsculas, no tienen aula de música ni pabellón ni mucho menos biblioteca escolar.
Los docentes lamentan especialmente el hecho de estar perdiéndose las ayudas para estas bibliotecas de las que se beneficiaría toda la comunidad escolar. Los alumnos tienen que conformarse con las bibliotecas de aula, en las que 25 niños se esfuerzan en leer en un espacio de 4 metros cuadrados. En Altamar, padres y profesores reclaman una solución.

Comen en el salón de actos.
El comedor se improvisa a diario en un salón de actos prestado por Vicepresidencia. En todos los rincones del centro escolar se tiene la misma sensación, pide a gritos espacios para crecer y además es algo asumido por las autoridades educativas, pero es necesario que alguien dé el primer paso y comience los trámites para conseguir los terrenos. La Xunta anunció en fecha reciente en Vigo la construcción del nuevo edificio del colegio Virgen del Rocío y otros tres centros escolares, uno de los cuales era el colegio Altamar.

Te puede interesar