Atlántico

CONCELLO A CONCELLO

Doce años con la política local pivotando en torno al consistorio

Abel Caballero aspira a un cuarto mandato, algo que nadie ha conseguido hasta el momento. La oposición, a mantener su reducido peso

El consistorio vigués, obra de principios de los setenta, en la plaza del Rey.
El consistorio vigués, obra de principios de los setenta, en la plaza del Rey.
Doce años con la política local pivotando en torno al consistorio

La política pivota en Vigo desde 2007 en torno a Abel Caballero, o incluso antes, desde 2005, sumando su bienio como presidente del Puerto preparatorio para dar el salto al Concello. Desde entonces, todo conocido: Caballero logró 9 concejales en 2007 que sumados a los 5 del BNG fueron suficientes para apartar a Corina Porro de la Alcaldía, con sus 13 ediles. Cuatro años más tarde, de 9 a 11, mientras el BNG bajaba a 3 y Porro volvía a quedarse a las puertas de la mayoría absoluta con otros 13 concejales. Ya sin Corina Porro enfrente, en 2015, tercera campaña y paseo militar, con 17, récord hasta el momento en la historia municipal viguesa, mientras sus exsocios desaparecían (el BNG, cero) y la oposición se quedaba reducida al mínimo, con el hundimiento a 7 del PP, de Elena Muñoz, y los 3 de Marea, con Rubén Pérez. Los tres protagonistas vuelven el domingo a repetir como cabezas de cartel. Si Abel Caballero repite -eso dicen las encuestas- se convertirá en el alcalde más longevo de Vigo con la posibilidad de estar 16 años seguidos en el consistorio. De momento mantiene un récord igualado con Manuel Soto, que fue 12 años regidor y aún estuvo ocho más como concejal. La política de luces e inversiones en viales, presidencialismo y presencia continua ha funcionado y el inquilino de la plaza del Rey tiene todo a favor para seguir al mando. En el lado negativo, la economía local, donde aguantan naval y automoción, mientras renta y demografía retroceden.