Vigo

La difícil venta de la milla de oro

Vigo

vigo

La difícil venta de la milla de oro

Chalés en la isla de Toralla, donde los precios llegan al máximo: dos millones de euros por dos ahora a la venta, sin éxito.
photo_cameraChalés en la isla de Toralla, donde los precios llegan al máximo: dos millones de euros por dos ahora a la venta, sin éxito.
La auténtica milla de oro de Vigo se encuentra en la avenida de Canido, desde el puente del Lagares hasta O Vao, y su continuación por la Carretera Cortada, pero la mayoría de chalés en venta no encuentra comprador

La casa más cara a la venta en Galicia estaría en Vigo, en medio del Castro, y no sería la única de lujo pero sí la más prohibitiva: 7,5 millones de euros para una vivienda con 1.160 metros construidos y  otros 4.407 metros de jardín, que incluye hasta una piscina cubierta, además de amplio garaje,  terraza, gimnasio. Un precio imposible para el estándar de Vigo, según reconocen en la empresa inmobiliaria de servicios de intermediación Engel & Volkers, que comercializa un stock amplio y sin apenas salida. Con todo, la zona más cara de Vigo con casas a la venta está en otro lado de la ciudad, en la Carretera de Canido, desde Samil hasta la playa homónima, así como Toralla, que según aparece en las estadísticas oficiales se ha convertido en la que acumula mayor número de viviendas a disposición de interesados en precios no aptos. 

En esta zona, Engel & Volkers cuenta con otras joyas, todas ellas en el Top de Galicia. Destaca una propiedad en la carretera de Canido de 3,8 millones de euros, la cuarta propiedad más cara de Galicia a la venta, así como otras "ofertas", como una vivienda de 1,5 millones en la misma zona y dos chalés en Toralla que rondan cada uno los dos millones de euros. En ambos casos se publicitan como "viviendas exclusivas en una isla privada de Vigo". Pese a ello, las opciones de compra prácticamente son inexistentes, explica María Jesús Gil, directora de la firma en su oficina de Vigo.

"No hay demanda, ninguna, o resulta muy escasa", reconoce. Según su experiencia, este tipo de viviendas pueden estar hasta seis años en el mercado. "El mercado de Vigo es el que es, y no da para más que colocar una al año en estos precios", señala. Explica que resultan muy difícil de vender, entre otros motivos porque en Vigo no hay extranjeros millonarios dispuestos a gastar un capital en la compra de una casa. Pese a ello, los propietarios no bajan sus pretensiones. "Tenemos  toda Carretera Cortada sin vender. Son casas que no se adaptan a las estructuras actuales, con 600 metros o 900, que hoy no tiene sentido. Es más fácil vender ahora un piso de un millón de euros en el centro urbano, en la plaza de Compostela, que un chalé en la costa por el mismo precio", añade Gil, que destaca que en el entorno de la Alameda ha habido varias compras en torno a un millón de euros.

De todo el catálogo de la firma inmobiliaria llama la atención por su precio y localización el chalé del Castro que se describe de forma fabulosa: "Tras cruzar muro que separa de la vía pública, un camino adoquinado bordeado de exuberantes palmeras de Elche, guía la leve subida hacia la entrada principal. Frente a ésta se advierte la presencia de un cruceiro réplica del que la Xunta regaló a La Habana el año 2000", señala. Dentro, añade, "el inmenso jardín de césped impecable acoge una ordenada distribución de árboles, arbustos y flores con dos sequoias, olivos o varios tipos de abetos, en la mejor atalaya de Vigo y su Ría".

La carretera de Canido, del Lagares al Vao, la más cara en venta.

La carretera de Canido, del Lagares al Vao, la más cara en venta.

Comentarios