Sucesos

Un empresario, atracado en Vigo a la puerta de un banco con una pistola táser

Una pistola táser, que descarga electricidad. // E.P.
photo_camera Una pistola táser, que descarga electricidad. // E.P.
La Policía detuvo a los dos presuntos responsables, que ingresaron en prisión. La víctima recibió una descarga eléctrica, momento en el que le robaron 20.000 euros

A plena luz del día, (sobre las 13:00 horas), oculto con  gorra, gafas de sol y mascarilla, un individuo abordaba por la espalda a un empresario a la entrada de una oficina bancaria en Navia. Utilizando una pistola táser, le aplicó una descarga  eléctrica que le hizo soltar el dinero que llevaba encima. Era una bolsa con la recaudación de sus estaciones de servicio y que la víctima iba a ingresar en ese mismo momento, en total: 20.000 euros. 

El atracador cogió la bolsa y a la carrera se acercó hasta una moto donde su compinche le esperaba para darse a la fuga.

 

 

Los hechos  ocurrieron el pasado 29 de enero y la investigación de los agentes del grupo Udev, de Delincuencia Especializada y Violenta lograron identificar, localizar y detener a los presuntos responsables el pasado viernes. 

Los dos individuos pasaron a disposición del juzgado de Instrucción 4 de Vigo, en funciones de guardia, que decretó su ingreso en prisión provisional, una medida que tendrá que ser ratificada por el Juzgado número 8, encargado de la causa al ser el que estaba operativo cuando se denunciaron los hechos. 

La medida de prisión se adoptó teniendo en cuenta el “modus operandi” de los atracadores que si bien no usaron armas de fuego o cuchillos, causaron  efectos en la víctima, que sufrió un dolor intenso, sensación paralizante e incluso contracciones musculares incapaces de controlar.

El es primer caso de atraco con este tipo de arma del que se tiene constancia en la ciudad, donde en los robos violentos suele ganar por goleada el arma blanca y en lo que se refiere a asaltos a entidades bancarias, también las pistolas para amenazar y conseguir el dinero.  El uso de descargas eléctricas y por la espalda permitió al asaltante llevarse el dinero de forma rápida sin tener que hablar ni verse cara a cara con la víctima ni llevar encima una pistola, que podría haber causado el pánico en la calle y desbaratar sus planes. 

Pese a parecer el golpe perfecto, el trabajo policial de los agentes de la Comisaría viguesa permitió llegar hasta los presuntos responsables, de desconocidos antecedentes policiales, acabando de momento con sus huesos en la cárcel de A Lama, donde fueron trasladados el mismo sábado, tras declarar.

Te puede interesar