Un año después, las 70 comunidades que denunciaron a Bautista siguen sin soluciones

El desfalco masivo a vecinos encalla en el juzgado

Rafael Bautista y su hija, tras la declaración realizada en el mes de mayo.
En diciembre se cumplió un año de uno de los mayores escándalos en la administración de comunidades vecinos de Vigo, tras la querella presentada por un supuesto desfalco atribuido a Rafael Bautista.

Tras sumarse 70 comunidades a la denuncia, Rafael Bautista fue llamado a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 7, que calculó el presunto desfalco en un millón de euros y que impuso al denunciado una fianza de 1,3 millones.

En aquel momento, Bautista reconoció que sustrajo dinero de las comunidades, reconoció que incurrió en exceso de gastos y eximió entonces a su familia y empleados de lo ocurrido.

Según explicaba ayer la que fuera presidenta de la plataforma de afectados, siguen sin tener noticias de un proceso que se mantiene enquistado judicialmente en una investigación que ha pasado por un rastreo exhaustivo del patrimonio de Bautista y su familia. De hecho, el juez imputó a seis personas, entre ellas a Rafael y su hija, por “participar de forma más directa en la comisión de los hechos”. El patrimonio del administrador parece haber quedado en nada, su vivienda habitual, se encuentra hipotecada y el negocio pasó a mejor vida.

Por otra parte, entre las propias comunidades tampoco se logró llegar a un acuerdo conjunto y falta de apoyo obligó a disolver la plataforma creada para una lucha conjunta en el objetivo de conseguir el dinero perdido. Hasta la fecha, según confirmó, no ha tenido notificación del juzgado.n

Te puede interesar