El nuevo proyecto multiplica por cuatro el tratamiento secundario sobre la instalación actual

La depuradora dará servicio a 200.000 personas más de las previstas inicialmente

Un representante de Coruxo entregó la carta contra la depuradora. foto: lydia miranda.
Las previsiones de incremento de población han sido incluidas en el anteproyecto de la nueva depuradora, que amplía así en 200.000 los habitantes a los que dará servicio en los próximos 40 años, quedando una cifra de población de 800.000 frente a los 600.000 habitantes iniciales. Esta planta multiplicará por cuatro el tratamiento secundario.
El anteproyecto de la nueva depuradora de Vigo, presentado esta semana por la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, acabará con los problemas de saneamiento de la Ría gracias a su capacidad ampliada, según se desprende del informe realizado por los técnicos. Esta capacidad depuradora contempla dar respuesta a una población de 800.000 habitantes, lo que supone 200.000 más habitantes de los que se preveía inicialmente y el doble de vecinos que en la actualidad. Así, se incluyen además de la población que actualmente vive en la ciudad toda la actividad industrial y el incremento población que se prevé en verano, tal y como destacó en su momento la ministra Espinosa. Vigo tiene 300.000 habitantes censados y cuenta con una población flotante de otras 100.000 personas. Sin embargo, se ha optado por ir mucho más lejos para contar con capacidad suficiente para cualquier contingencias.
La macrodepuradora multiplica por cuatro el tratamiento secundario respecto a la actual, instalada en el 91 y que es insuficiente para garantizar el saneamiento de la Ría. El Ministerio de Medio Ambiente garantiza con este proyecto poder solventar esos problemas de saneamiento, que provocaron un toque de atención de la UE.
La nueva depuradora ocupará 12,21 hectáreas siendo 6,74 para la zona de ocupación estricta de la EDAR, que será semisoterrada. Su punto más alto será el espacio reservado para el tratamiento de lodos, que alcanzará unos 17 metros de altura.
El proceso de tratamiento primario y parte del secundario irán bajo tierra mientras que el tratamiento de lodos irá en supervicio. El punto más alto tendrá esos 17 metros, el equivalente a cinco pisos como máximo, dos más que en la actualidad.
El anteproyecto prevé la construcción de un nuevo emisario submarino, de mayor capacidad, así como una nueva acometida eléctrica con una línea de más de tres kilómetros y la modernización integral de la planta actual.
Para la integración paisajística de la nueva obra, el anteproyecto recoge la instalación de una pantalla de árboles y además se recuperará gran parte de la marisma del Lagares.


Te puede interesar