Investigación científica

El CSIC diseña en Vigo un gemelo virtual para la higienización alimentaria

Míriam Rodríguez es química y lidera un grupo que cuenta con un biólogo, un físico y un matemático.
photo_camera Míriam Rodríguez es química y lidera un grupo que cuenta con un biólogo, un físico y un matemático.

Una depuradora de mejillones y una empresa de frutas y verduras participan como observadores y aportando sugerencias a los investigadores de este proyecto 

El Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (CSIC) lidera un proyecto denominado “Gemelos digitales para la higienización de procesos de la industria alimentaria”. Su objetivo es el diseño de representaciones virtuales en un ordenador de los procesos de desinfección de aguas que se realizan en la industria alimentaria para optimizar su funcionamiento. Este gemelo digital recibiría medidas de la planta en tiempo real y podría llegar a controlarla. Esto sería muy útil para las empresas por ejemplo para introducir cambios en los procesos de desinfección que se necesitan en cada momento.

La metodología se validará en dos procesos representativos de la industria alimentaria: la desinfección del agua para la depuración de bivalvos y la desinfección durante el lavado de frutas y verduras. Para ello cuentan con la participación de la depuradora de moluscos Asmecruz y con una empresa del grupo Florette Ibérica S.L. con sede en Murcia, que funcionan como entes promotores para observar y aportar sugerencias.

Se trata de un proyecto que obtuvo fondos en una convocatoria de la Agencia Estatal de Investigación y en el que participan los grupos Biosistemas e Ingeniería de Bioprocesos y el de Reciclado y Valorización de Residuos, cuyos investigadores principales son Míriam Rodríguez García y Xosé Antón Vázquez Álvarez.

La investigadora Míriam Rodríguez  explica que en el caso de las frutas y verduras, si no se utilizase un desinfectante haría falta tanta cantidad de agua que sería inviable en un escenario de cambio climático y escasez. El objetivo es utilizar una cantidad “mínima pero suficiente” de desinfectante para que el alimento sea seguro sin que impacte mucho en el medio ambiente. Los investigadores trabajan para optimizar ese proceso. En cuanto al mejillón, la depuración se realiza mediante un circuito cerrado de agua en el que la desinfección también juega un papel clave.

Te puede interesar