Atlántico

VIGO

Coruxo, parada del Camino

El "bar de la vieira" se ha convertido en la entrada a la ciudad de muchos peregrinos 

Dueños del bar "Atenea" junto a su hija, amigos y clientes.
Dueños del bar "Atenea" junto a su hija, amigos y clientes.
Coruxo, parada del Camino

Coruxo se ha convertido en un punto clave del Camino Portugués de la costa, el último en hacerse oficial y el que más crece. Allí los peregrinos visitan la iglesia románica y aprovechan para descansar, sellar la credencial en el bar “Atenea” y hacerse fotos en la gran concha de vieira de piedra instalada en la fachada del establecimiento, que señaliza el paso de la vía. El dueño del bar, Paco, explica que el éxito de la misma ha sido inesperado.  “Fuimos a una fiesta en Bembrive, mi mujer vio que estaban haciendo figuras de piedra y quiso poner una concha en la fachada del bar. No pensamos que fuese a tener tanta repercusión”, aclaró.
“Aquí para muchísima gente”, indicó sobre el tráfico de turistas. “No sé como surgió la idea de sellar la compostelana. Los que marcan el camino nos dijeron que nos iban a poner en el libro de sitios en los que sellar”, añadió. 

El dueño del bar también aseguró que los peregrinos preguntan mucho por donde deben continuar. “Aquí les explicamos más o menos por donde ir”, señaló. Las dudas sobre el trayecto se deben a que a partir de Coruxo y hasta llegar a Redondela no hay apenas indicaciones. Fuentes de la Consellería de Cultura mantienen que están a la espera de que el Concello dé permiso para instalar las señales. 
En relación a los precios de la hostelería a lo largo de la ruta el propietario del establecimiento afirmó, “la gente viene muy quemada por los altos precios”. 

Los dos caminos portugueses, el del interior y el de la costa, crecen a mayor ritmo que el resto. La ruta que avanza desde Portugal por las localidades costeras crece un 75 por ciento, siendo la que más se incrementa de las ocho oficiales. Este año, hasta el 10 de junio 6.200 personas escogieron esta nueva alternativa de peregrinaje, que avanza desde A Guarda por O Rosal, Baiona y Nigrán hasta llegar a Vigo. En 2018 el nuevo camino rozó los 15.000 usuarios y la Oficina del Peregrino estima que para 2020 podrían llegar a los 20.000, cifra que probablemente ya se supere este año. Mientras, el camino interior que comienza en Tui y rodea Vigo hasta llegar a Redondela, crece a un ritmo del 11 por ciento en 2019 con respecto al año anterior. Supera ya los 24.000 peregrinos registrados, según datos de la Xunta.