El conflicto en Termavi se agudiza en vísperas de la llegada de cuatro barcos

La ambulancia se desplazó hasta la terminal de contenedores de Guixar, pero finalmente no tuvo que intervenir para asistir a uno de los huelguistas. foto: vicente.
Uno de los cuatro ex trabajadores en huelga de hambre pidió asistencia sanitaria por un golpe
Los cuatro ex trabajadores que fueron despedidos de la concesionaria del tráfico de contenedores en Guixar, Termavi, cumplieron ayer su quinto día de huelga de hambre encerrados en una grúa, en una tensa jornada previa a la llegada hoy de cuatro barcos, que casi con toda seguridad tendrán que ser desviados a Marín o Leixoes. Uno de los huelguistas recibió un golpe en la cabeza por lo que ayer se solicitó asistencia sanitaria, si bien la rechazó posteriormente al negarse a bajar de la maquinaria donde permanece desde la madrugada del jueves. Según explicó el portavoz de UGT Rubén Bernárdez, sobre las 11.00 horas los despedidos pidieron al 112 la presencia de efectivos sanitarios con el objetivo de que comprobase el estado de salud de J. Carlos Neira. En declaraciones a Europa Press, Bernárdez explicó que el trabajador quería ser explorado por un médico, pero cuando el facultativo llegó —una ambulancia de 061 se trasladó hasta el muelle de Guixar— se negó a subir a la estructura, que está provista de ascensor eléctrico. Por su parte, como el operario despedido se negó a bajar, manteniendo su acto reivindicativo para pedir la readmisión, finalmente la ambulancia se marchó, unos 45 minutos después de haber llegado. El portavoz de UGT explicó que, en las últimas horas, el hombre se tropezó y se dio un pequeño golpe en la cabeza contra unas vigas metálicas, situación que, junto al frío que está pasando junto a sus compañeros, al no tener calefacción, hizo que prefiriese que un médico le realizase un reconocimiento, algo que finalmente no se produjo porque ni el facultativo accedió a la grúa ni el afectado quiso bajar. En todo caso, Rubén Bernárdez destacó que ‘si fuera algo grave’, el propio sindicato ‘habría hecho lo posible e imposible’ para que el trabajador despedido tuviese asistencia sanitaria. Por otra parte, recordó que UGT ha solicitado a un juzgado vigués que actúe para permitir el suministro de energía, agua y azúcar a los cuatro huelguistas y explicó que, por ahora, no han obtenido respuesta. Asimismo, criticó que ‘la empresa activó el suministro eléctrico cuando llegó la ambulancia y lo volvió a desactivar en cuanto se marchó’ el vehículo sanitario. Por su parte, la Autoridad Portuaria de Vigo aseguró que durante la jornada no se produjeron novedades ya que no había prevista la llegada de barcos, algo que sí ocurrirá hoy. En su momento, la presidenta del Puerto, Corina Porro, había exigido a la Subdelegación del Gobierno que interviniera para que se cumplieran los servicios mínimos, sin embargo, desde la Subdelegación afirman que se trata de un asunto que en todo caso depende de la Delegación Territorial de la Xunta. La Xunta, por su parte, afirma que es un conflicto en el que ya está trabajando Inspección de Trabajo. Suso García, representante de la CIG, aseguró que ‘se suponía que habría una respuesta de Inspección de Trabajo a la primera denuncia de contrataciones ajenas pero de momento la respuesta es que siguen investigando y nos piden tiempo, que es precisamente lo que tienen las cuatro personas que están en la grúa’. Para García, ‘es imposible que se cumplan los servicios mínimos, porque a los trabajadores de la empresa que quisieron ir a trabajar el viernes, se les impidió la entrada’. A su juicio, ‘no entendemos por qué la autoridad judicial no interviene para garantizar las condiciones de estas personas y por qué la Autoridad Portuaria no actúa porque al fin y al cabo ese es su terreno’. De momento, ayer se cumplieron cinco días en los que ya fueron desviados entre tres y seis barcos ante la imposibilidad de operar en el muelle de contenedores de Guixar y hoy se prevé que ocurra lo mismo con los cuatro previstos para esta jornada.

La plantilla, contra el comité, al que acusa de poner en peligro los empleos

La mayoría de trabajadores de Termavi (36 de un total de 67) reunida envió un comunicado a los medios en el que rechazando los despidos advierten de que no están de acuerdo con la huelga convocada por el comité de empresa y sus gestiones en el conflicto ‘que no es secundado por la mayoría’ ni con las manifestaciones públicas de los portavoces sindicales. Los trabajadores expresan que no están de acuerdo con el comité porque ‘pueden poner en peligro más puesto de trabajo’ y señalan por último que no están siendo informados de sus actuaciones ‘convocando asamblea sin el conocimiento de toda la plantilla’.

La CEP considera que es una amenaza contra el puerto

La Confederación de Empresarios reclamó la intervención de las autoridades competentes en el conflicto de orden público porque ‘la ocupación de dos grúas está obligando a desviar el tráfico portuario’. El presidente de la CEP, Fernández Alvariño, sostuvo que ‘no descartamos emprender acciones legales’ ante el anuncio de la CIG de una huelga en todo el puerto. ‘Denunciaremos la invasión de una empresa, de una propiedad privada’, apuntó. Desde su punto de vista, ‘hay una amenaza latente contra la competitividad del Puerto de Vigo, que debe evitarse a toda costa’. ‘Una vez más, los sindicatos permanecen silenciosos en Madrid, pero son muy agresivos en Galicia’, dijo.

Te puede interesar