Atlántico

VIGO

Condenados 4 empresarios por un fraude millonario con Angola

Imponen multas de  1,1 millones y hasta 2,6 años al detectar un falso negocio en el país
Los empresarios alegaron que iban a poner un negocio de paneles solares en Angola.
Los empresarios alegaron que iban a poner un negocio de paneles solares en Angola.
Condenados 4 empresarios por un fraude millonario con Angola

Dos responsables de una firma viguesa han sido condenados por el Juzgado de lo Penal 3 a sendas penas de dos años y medio de prisión y multa de 1,1 millones de euros  como autores de un delito   de fraude fiscal de especial gravedad y otro continuado de falsedad documental, por tratar de justificar, mediante facturas falsas un negocio ficticio en Angola de paneles solares. A otros dos empresarios, la sentencia les impone penas de entre cuatro y 22 meses de cárcel y multas de 720 y 1.620 euros respectivamente como cooperadores en los delitos. Todos ellos deberán además indemnizar a Hacienda, de forma solidaria y conjunta, algo más de un millón de euros.

El fallo considera probado que la empresa viguesa Dalpex Trading S.L recibió en 2008 una transferencia por importe de casi seis millones de dólares (unos cuatro millones de euros) desde una cuenta titularidad del Tesoro Nacional de Angola, “para la que no consta justificación por la prestación de bienes y servicios de ninguna clase, que aparece formalmente amparada como un anticipo por un supuesto negocio de venta de paneles solares al Gobierno de Angola,  sin que tal negocio sea real”.
Ese ingreso no justificado, insiste la sentencia, debía haberse recogido en la declaración del Impuesto de Sociedades, lo que derivaría en una cuota tributaria de algo más de un millón de euros, que la empresa “ha defraudado”.
Para justificar los movimientos a que dio origen dicha transferencia y “aparentar una actividad comercial que le diera cobertura” el administrador de la citada firma, en colaboración con el otro responsable, que intervino directamente en el contrato con Angola, emitió y recibió a nombre de Dalpex “facturas ficiticias supuestamente relacionadas con ese negocio de venta de paneles solares”.  Entre las facturas emitidas se encuentra las de  otro de los condenados, un empresario portugués, a quien se le aplicó la atenuante de confesión tras haber reconocido la falsedad de las mismas.
“No resulta creíble que el Gobierno de Angola suscriba un contrato con una empresa sin experiencia alguna en el sector, sin solvencia, careciendo de medios materiales y personales y que no ofrece ningún tipo de garantía; Dalpex carecía de infraestructura mínima”, incide el fallo.n