Atlántico

VIGO

Condena al inspector de un buque por un siniestro

Seis meses de inhabilitación y prisión tras el accidente de un trabajador
Imagen de los muelles de Beiramar, donde se produjo el accidente laboral.
Imagen de los muelles de Beiramar, donde se produjo el accidente laboral.
Condena al inspector de un buque por un siniestro
nnnEl inspector de un buque arrastrero que en noviembre de 2017 se encontraba en el muelle de Beiramar del Puerto de Vigo para su reparación aceptó ayer una condena de seis meses de cárcel, seis de inhabilitación y nueve meses de multa por las lesiones sufridas por uno de los operarios.
El buque tenía que ser reparado en la escotilla que da acceso a una bodega con profundidad de cuatro metros. La escotilla se encontraba abierta oprque se estaban metiendo aparejos en la bodega y porque así se permitía que descarchara el  hielo. Para evitar el riesgo de que un trabajador se cayera desde la cubierta al fondo de la bodega, el acusado, responsable del buque y encargado de la adopción de medidas de prevención, colocó cuatro puntales en las cuatro esquinas y extendió tensas y a dos alturas cuerdas de nylon rodeando el perímetro.
Ese mismo día, según el fiscal, el  operario comenzó a trabajar en la escotilla colocando silicona para reparar las juntas de la escotilla, cuando sobre las 17,00 horas al levantarse, ya que trabajaba agachado, el pie derecho se le resbaló, lo que le hizo perder el equilibrio y precipitarse hacia la cuerda por lo que por el peso hizo ceder uno de los puntales perdiendo la cuerda su tensión y cayéndose a la bodega, sobre un aparejo a 2,5 metros, sufriendo serias lesiones en el tobillo y la mano, que requirieron tratamiento quirúrgico.
Para la Fiscalía, el acusado tenía la obligación de instalar e implementar las medidas de seguridad respecto del riesgo de caída en altura. Inicialmente, solicitaba tres años de prisión, pero un acuerdo de conformidad, en el que se reconocieron los hechos, rebajó la condena final a seis meses, que fue asumida.n