Las exenciones del IBI crecerán un 5% el próximo año hasta los 5 millones

Vecinos realizando trámites tributarios en la lonja del Ayuntamiento de Vigo.
photo_camera Vecinos realizando trámites tributarios en la lonja del Ayuntamiento de Vigo.

El Concello dejará de ingresar casi 9 millones de euros en el siguiente ejercicio por las bonificaciones de impuestos

El Concello de Vigo concederá el próximo año casi 9 millones de euros en exenciones de impuestos. En concreto serán 8.754.100 euros en bonificaciones que el gobierno local dejará de ingresar por estas ayudas, lo que supone cerca de un 3% del total del presupuesto del próximo año, de más de 316 millones.

Más de la mitad de estas exenciones se corresponden con el Impuesto de Bienes Inmuebles, para el que las bonificaciones ascenderán hasta los 5.165.000 euros, superando este año la barrera de los cinco millones tras incrementarse en casi un 5% respecto a las de 2023.

El Concello prevé destinar 3,5 millones, más de 300.000 euros más que el año pasado, a las exenciones obligatorias establecidas por la ley, que se aplican a los inmuebles que sean propiedad del Estado, de las comunidades autónomas o de las entidades locales, los bienes comunales y los montes vecinales en mano común, los de la Iglesia, de la Cruz Roja Española, de los Gobiernos extranjeros o los terrenos ocupados por las líneas de ferrocarriles y los edificios enclavados en los mismos como estaciones o almacenes.

También se incrementarán de 600.000 a 700.000 euros las bonificaciones que concede el Ayuntamiento a los inmuebles de la Universidad de Vigo. En tercer lugar, por cuantía y también en el ámbito educativo, los centros educativos concertados no tendrán que pagar 410.000 euros del IBI, unas exenciones que subirán en 2024 en 20.000 euros.

Los bienes calificados de naturaleza rústica, es decir, aquellos considerados como no urbanos o urbanizables se vieron reducidos en 295 inscripciones el año pasado, casi un 30% menos. La explicación se encuentra en el Instrumento de Ordenación Provisional, el cual ha posibilitado la exclusión de terrenos rústicos del registro de propiedades y ha reconocido como urbanos aquellos que los dueños solicitaban que fueran clasificados de esa manera. Si bien se espera que el nuevo Plan General entre en vigor el próximo año, todo apunta a que la tendencia a la baja continuará, ya que las bonificaciones se verán reducidas de los 531.000 euros del año pasado a los 181.000 de 2024, una reducción del 66%.

Las exenciones del IBI las completan las ayudas para los edificios de los centros sanitarios públicos, que supondrán 105.000 euros; las bonificaciones para las familias numerosas, que ascenderán hasta los 100.000 euros; para las empresas de urbanización, con 26.000 euros; y por último, las ayudas para las viviendas de protección oficial, que si bien seguirán suponiendo la partida con menor cuantía en sus bonificaciones, se triplicarán este año pasando de los 5.000 euros hasta los 25.000 en el próximo año.

Además de contar con las mayores exenciones, el IBI es también el impuesto que aporta más ingresos al Concello. Este año, el Ayuntamiento recaudó 71.344.632,03 euros de los 218.815 terrenos e inmuebles inscritos.

Las bonificaciones se incrementarán al ritmo de la subida de tasas para 2024

De forma general, las exenciones fiscales del Concello incrementarán sus cuantías el próximo año. Lo harán de la mano de la subida de las tasas ya aprobada por el gobierno local de un 4% para el 2024. Si en el caso del IBI las bonificaciones crecerán cerca del 5%, la segunda principal tasa local, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, se incrementará en casi un 4%. En total, el Concello dejará de ingresar 2.156.100 euros por las exenciones de este impuesto. Más de la mitad de ellas beneficiarán a los vehículos históricos, pero también se dejarán de ingresar 150.000 euros por las bonificaciones según el tipo de motor, además de ayudas para tractores y remolques con cartilla de inspección agrícola, vehículos para asistencia sanitaria, de transporte pública, para personas con movilidad reducida o vehículos oficiales o de representación diplomática.

También se incrementarán las exenciones del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras, que pasarán de los 400.000 euros hasta los 485.000 este año, una subida del 21%. Unas ayudas que beneficiarán a las construcciones y obras consideradas de gran interés, al aprovechamiento energético, a la accesibilidad de personas con discapacidad o también a las viviendas de protección oficial. Por su parte, el Impuesto de Actividades Económicas elevará sus bonificaciones en 5.000 euros hasta situarse en un total de 190.000 euros para cooperativas fiscalmente protegidas, por inicio de actividad, por la creación de empleo o el uso de energías renovables.

La única excepción es el impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terreos de Naturaleza Urbana, que grava la revalorización de los terrenos urbanos, que pasará de más de un millón en exenciones el año pasado a 758.000 euros en 2024, beneficiando principalmente a transmisiones “mortis causa” a familiares.

Te puede interesar