El Concello de Vigo adjudica el contrato de los conserjes escolares

Los conserjes se encargan de abrir y cerrar el centro cada día.
photo_camera Los conserjes se encargan de abrir y cerrar el centro cada día.
La UTE Samyl-Inama asume el mantenimiento, conservación y vigilancia de los colegios públicos de la ciudad por 1,55 millones de euros anuales durante dos años

La prestación del servicio de mantenimiento, conservación y vigilancia (esto es, la figura del conserje o portero vigilante) en los 49 colegios públicos de Educación Infantil y Primaria de Vigo lleva un año en boca de toda la comunidad educativa debido a la falta de personal y ayer el Concello anunció la adjudicación del contrato para garantizar que este servicio se preste “en el cien por cien de los colegios”, de acuerdo con el alcalde Abel Caballero.

Finalmente, y tras unos 4 meses de proceso, ayer se formalizó la adjudicación del mismo en favor de la UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por Samyl e Inama, dos compañías españolas dedicadas a la prestación de este tipo de servicios de mantenimiento, limpieza y jardinería y que cuentan con experiencia en el ámbito educativo. El Concello había recibido hasta 4 ofertas para este contrato y finalmente se decidió por esta tras evaluar tanto la parte económica como los planes presentados para cubrir los 49 colegios de la ciudad. El importe final será de 1.552.937 euros.

 

 

De acuerdo con los documentos publicados en la Plataforma de Contratación, los técnicos del Concello valoraron positivamente que esta UTE contaba, en el momento de elaborar la oferta, con 41 candidatos para estos puestos de trabajo. Además, fue la única de las propuestas que tuvo en cuenta que actualmente hay 21 puestos de oficial de instalaciones cubiertos en otros tantos colegios, por lo que sugieren una distribución de asignar sus 28 operarios a 28 centros, quedando los otros 21 ya adscritos a otros colegios. Además, la UTE estaría dispuesta a desplazar a sus técnicos a cada uno de esos 21 centros si fuese precido realizar tareas dentro del ámbito del contrato. En este sentido, las empresas adjudicatarias explicaron al Concello que aunque sus operarios tengan asignados un centro de referencia en el que desarrollarán habitualmente su jornada de trabajo (uno de sus cometidos diarios es abrir y cerrar el colegio), estos tendrán “total movilidad” entre todos los centros según las necesidades que surjan y su mayor o menor experiencia en cada campo (fontanería, carpintería, albañilería…). 

El alcalde Abel Caballero también indicó ayer que se realizará un plan de revisión de los 49 colegios y una “inspección continua” de las instalaciones para detectar cualquier daño o avería.

Te puede interesar