Vigo

El cierre de las guarderías dificulta la conciliación

Vigo

vigo

El cierre de las guarderías dificulta la conciliación

Aida junto a su familia
photo_cameraAida junto a su familia
Las escuelas infantiles reabrirán en septiembre entre fuertes medidas de seguridad

 Las guarderías y escuelas infantiles permanecen cerradas desde el inicio de la pandemia, causando grandes dificultades de conciliación a las familias tras la reactivación de la actividad laboral. “La previsión es abrir en septiembre, aunque viendo como se están moviendo las matrículas, la gente todavía tiene algo de recelo”, asegura Fernando Rolland, vicepresidente de la Asociación Gallega de Escuelas Infantiles (Agadei).
Rolland reconoce que aunque todo apunta a que “vamos a empezar a medio gas”, este parón está afectando mucho a aquellas familias que no encuentran alternativas a las guarderías para poder cuidar a sus hijos durante su horario de trabajo. “Cada escuela ha tenido 30 o 40 llamadas de familias pidiendo que se abrieran las instalaciones, porque hay pocas medidas de conciliación, especialmente para los niños menores de 3 años”, indica Rolland.

Bertila Fernández, portavoz de la Federación Olívica de asociaciones de padres y madres de Vigo (Foanpas) demanda “que no se tome a broma la conciliación porque afecta al estado emocional de los niños”, y asegura que “hace falta un nuevo modelo tanto educativo como laboral porque todo indica que esto nos va a acompañar un tiempo”.
Desde Agadei destacan que las escuelas infantiles ya contaban con medidas higiénicas para aplicar el protocolo de seguridad de la Xunta, garantizando una reapertura segura antes del mes de septiembre. “Los niños pequeños ya estaban muchas veces en contacto con juguetes, con la boca, con el suelo, entonces si que es cierto que no nos va a cambiar el trabajo del día a día porque ya estamos acostumbrados a tener unas medidas higiénicas bastante altas”, indica Rolland.
El vicepresidente de Agadei remarca que hasta septiembre “serían cinco meses y medio cerrados sin ingresar nada. Estamos sobreviviendo a base de préstamos ICO, la Xunta nos ha prometido ayudas pero todavía no hemos recibido nada y estamos pasándolo un poco mal”. 

"De momento estoy viniendo con  mi hija al trabajo"

Vanessa y su hija Alba

El próximo curso sería el primero en una guardería para la hija de Vanessa, sin embargo, tras varios meses de cierre, la incertidumbre ha dejado esta decisión en el aire. "Pedí plaza aunque no sé muy bien si vamos a ir o no, de momento estoy viniendo con mi hija al trabajo y en último caso seguiré haciéndolo así", indica Vanessa. Detrás de estas dudas se encuentran principalmente la falta de información y la preocupación ante posibles contagios. "Me da miedo el hecho de que son niños pequeños todos juntos, tocando cosas, no sé como se van a poder cumplir los protocolos de seguridad", señala.

"No tuvo tiempo para despedirse de sus compañeros"

Mónica junto a su hija y su marido

La hija de Mónica cursaba su último año en la guardería antes de dar el salto al colegio cuando el inicio de la pandemia obligó a suspender las clases de manera inesperada. "El cierre de las guarderías fue muy repentino y no tuvo tiempo para despedirse de sus compañeros. Incluso nos quedó material por allí que no sabemos si se va a poder recuperar", asegura Mónica. Si bien reconoce que no ha sido fácil enseñar a su hija desde casa, Mónica que las mayores dificultades no las ha vivido ella. "Mi hija no deja de preguntarnos por sus compañeros y es probable que ya no los vea más, esto lo lleva mal", indica.

"El cierre ha complicado mucho el trabajo y la conciliación Familiar"

Aida junto a su familia

El hijo de Aida también sufrió la suspensión de las clases de las escuelas infantiles, a las que espera poder regresar el próximo curso. "Después del cierre al inicio de la pandemia se ha complicado mucho el trabajo y la conciliación familiar". En el caso de Aida, su pareja pudo hacerse cargo de su hijo al estar sin empleo durante este momento, sin embargo señala que  "él tampoco ha podido avanzar ni buscar otro trabajo porque alguien tenía que hacerse cargo del niño en cuanto yo me tuve que reincorporar al trabajo". Aida reconoce que también tienen miedo de cara a la reapertura de las guarderías en el mes de septiembre. "Hicimos la matriculación para el curso que viene pero nos preocupa saber como va a ser el protocolo de seguridad con los pequeños", afirma.

Comentarios