Una tercera parte de los juicios de la Audiencia en Vigo en los dos primeros meses fueron por estos delitos

Cerca de un 15% de las víctimas de abusos sexuales son menores

El cura de Baredo fue condenado en 2003 a 21 años de prisión por abusar de seis menores.
El jueves el juzgado de Guardia de Vigo ponía en libertad con la obligación de comparecer periódicamente y con una orden de alejamiento a un hombre de 39 años que se entregó en Comisaría tras ser denunciado por presuntos abusos sexuales a su sobrina de cinco durante una boda en Vigo.
Este tipo de delitos, junto con las agresiones sexuales ha sufrido en los últimos años, según los datos de la Fiscalía Superior de Galicia, un incremento de entre un 40 y un 60% en toda la comunidad, una tendencia que también se produce en el partido judicial vigués.

Como muestra, en lo que va de año, un tercio de los juicios señalados por la sección quinta de la Audiencia (donde se juzgan los delitos más graves) hacen referencia a abusos a menores de edad, en algunos casos por debajo de los diez años.

Según la estadística que maneja la Fiscalía provincial, los menores representan cerca de un 15% de las víctimas de abusos sexuales que la última estadística coloca en más de la treintena sólo en la provincia, mientras que una quincena se refiere a agresiones sexuales.

Según explicaba una trabajadora social a este diario, 'el número de casos sospechosos que detectamos en nuestro trato con menores en dificultades se ha incrementado notablemente'. Por su labor, muy ligada a centros de menores, prefiere mantenerse en el anonimato, pero advierte de que 'cuando hay abusos, la gran mayoría de los responsables se encuentran en el propio entorno familiar. Es algo para lo que los menores no están preparados y por eso es más difícil detectarlos'.

A esa realidad, la propia estadística judicial pone de manifiesto otra no menos preocupante, junto al incremento de menores víctimas también existe el de menores agresores. De hecho el número se multiplicó por tres en la provincia en el último año, pasando de once a 38 casos en un aumento que la propia Fiscalía no acierta a explicar y que llega ligado a un incremento de menores con problemas graves de conducta.

El pasado mes de enero, un obrero aceptó dos años de cárcel por tocamientos a una niña de 7 años en su propio domicilio. El hombre fue juzgado en la Audiencia provincial en Vigo. Según los hechos conformados, los abusos se habrían producido durante la realización de unas reformas en la casa de los padres mientras éstos, los progenitores, hablaban con otros trabajadores.

A principios de febrero, un fotógrafo de 68 años de Vigo fue juzgado por abusar de una niña de 12 años, a la que había acogido junto a su madre en su domicilio. Durante la vista, el hombre alegó que no lo hizo con ningún fin libidinoso sino que lo hizo 'con fines didácticos, porque ella quería que le enseñara'.

Te puede interesar