vigo

El auge del teletrabajo da impulso a los "coworking"

El coworking Incube Espacios apuesta por los despachos individuales
photo_camera El coworking Incube Espacios apuesta por los despachos individuales
Los centros vigueses reciben nuevos clientes desde empresas que adaptaron su modelo de trabajo tras la llegada de la Covid-19

 La llegada de la pandemia del coronavirus ha obligado a cambiar muchos planteamientos a la hora de trabajar, algo que desde los centros de "coworking" vigueses observan como una oportunidad en tiempos de incertidumbre.
Los coworking ofrecen espacios de trabajo a distintas empresas y emprendedores que no necesitan un local propio para desarrollar su actividad laboral, permitiendo ahorrar gastos y establecer sinergias con otros negocios de la ciudad.
Marcos Nicolao, de Incube Espacios, asegura que "se ha intensificado mucho más el trabajador desplazado, el que trabajaba en una empresa y por su desempeño no necesitaba estar en sus oficinas por lo que la empresa le permite teletrabajar desde los coworking".

De manera similar, en Dinamo Coworking ya han recibido a trabajadores de varias empresas "que necesitan más espacio, deslocalizar a sus trabajadores para que no estén tan concentrados en sus centros y poder mantener las distancias de seguridad", destaca uno de sus gestores, Alejandro Marcos.

Por el contrario, en otros centros de la ciudad como Forma Coworking están recibiendo llamadas de "empresas que tienen a la gente trabajando desde casa y vieron que son igual de productivas, por lo que se dieron cuenta que no necesitaban un espacio tan grande y han decidido probar el coworking", señala el responsable Said Jeniah.

A pesar de todo, el sector también afronta tiempos de dificultad ante esta crisis. El período de confinamiento no fue igual para todos los coworking de Vigo, ya que algunos de ellos se vieron obligados a cerrar sus puertas, sin facturar durante varios meses.
Otros centros, como es el caso de Incube Espacios, permanecieron abiertos ya que al ofrecer servicios a trabajadores de actividades esenciales, ellos también se convirtieron en imprescindibles, aunque reconocen que durante este período se dio de baja mucha gente.

Aún así, "dentro de lo que podía ser algo más catastrófico, la situación no ha ido tan mal porque la gente que estaba trabajando mantuvo sus puestos de trabajo y hemos podido adaptarnos a esta nueva normalidad", aseguran desde Dinamo Coworking.

El panorama es más similar entre los distintos espacios de coworking vigueses a día de hoy, con protocolos de seguridad e higiene que buscan garantizar espacios de trabajo libres de contagios. La mascarilla es obligatoria en todo momento, se han reforzado la limpieza de los espacios y la desinfección de zonas comunes. Para garantizar que se cumpla el distanciamiento social los centros vigueses también han decidido limitar aforos y aumentar la distancia entre las distintas mesas de trabajo y apostar por los despachos individuales. 

Te puede interesar