Atlántico

VIGO

Castrelos recibió 200 depósitos arqueológicos en quince años

Entre los tesoros aún sin estudiar destaca una cruz paleocristiana de oro y piedras preciosas

La cámara de control de temperatura conserva los restos orgánicos entre 3 y 7 grados en Castrelos.
La cámara de control de temperatura conserva los restos orgánicos entre 3 y 7 grados en Castrelos.
Castrelos recibió 200 depósitos arqueológicos en quince años

Los almacenes del Museo Municipal de Castrelos acoge cada año nuevos hallazgos procedentes de las actuaciones arqueológicas de todo el área de influencia de Vigo. En los últimos quince ha incrementado sus fondos con 200 entregas de distintas dataciones e importancia. Tal y como indican fuentes de la dirección, no son propiedad municipal, si no que se depositan para su custodia.
“Aunque hay algunos hallazgos casuales, en su mayoría proceden de actuaciones de urgencia vinculadas con el desarrollo urbanístico, por lo que su origen está condicionado con las obras”, apunta el director del museo, Xosé Ballesta, y añade que “en los últimos años las principales zonas de excavación son Rosalía de Castro y el barrio alto del Casco Vello”.
Los depósitos se componen en su mayoría por fragmentos de cerámicas, material pétreo utilizado sobre todo en la construcción, excepcionalmente se conserva algún resto orgánico como madera, hueso o cuero. Entre las cajas que entran cada mes, en ocasiones  llegan auténticos tesoros arqueológicos como el hallado en una de las últimas excavaciones de Rosalía de Castro. Se trata de una pequeña cruz de época paleocristiana (del siglo V o VI), realizada en oro y con incrustaciones de piedras preciosas. “Más allá de su valor material, la importancia de esta pieza radica en que sugiere la presencia de una autoridad eclesiástica”, señala Ballesta.
Supone un acopio de material no carente de curiosidades y notas anecdóticas como el esqueleto completo de un perro que vivió en la zona alta del Casco Vello en la Edad Moderna, posiblemente en durante el siglo XVII. Fue encontrado, junto a restos de cerámica, en la rehabilitación de las casas de San Sebastián en 2012.
Una vez que el museo recibe las entregas de las empresas de arqueología, levantan un acta de depósito y se comprueba el estado de los restos, encargando la restauración o la conservación dependiendo de cada caso. A continuación, se guardan en depósito.
Castrelos dispone de tres almacenes. Cuenta con una cámara de temperatura controlada, entre 3 y 7 grados, destinada al material orgánico. Las piezas de pequeño y mediano tamaño se colocan en las consignas del propio pazo. Las de mayores dimensiones como sarcófagos o columnas se dirigen a un almacén externo. “Los objetos expuestos en sala solo son una parte de las piezas de las que disponemos de gran importancia no solo para Vigo, sino para toda Galicia”, afirma Ballesta.
El centro fue asignado en 1997 como depositario oficial por la Xunta de Galicia para el área de Vigo, al igual que el Museo do Mar para lo encontrado en  prospecciones submarinas en toda la costa.n