Atlántico

VIGO

Carta al "querido casero"

Estudiantes crean un perfil en Instagram para contar aventuras y desventuras como inquilinos
Algunos de los mensajes que los estudiantes inquilinos dejan en la cuenta "Querido Caseiro".
Algunos de los mensajes que los estudiantes inquilinos dejan en la cuenta "Querido Caseiro".
Carta al "querido casero"

nnn "La cerradura es un pasador, los colchones son de 6 cm de ancho, rompen los pomos de las puertas, salta la luz cuando enchufamos cosas ... Y la casera no responde ni al Whatsapp. Para colmo nos subió 50 euros de alquiler después de haber acordado otro precio". Es el mensaje que inquilinas de Vigo han colgado en "Querido Caseiro", un perfil de Instagram que han creado un grupo de estudiantes para contar sus aventuras y desventuras con los alquileres.
El vigués Jacobo Mouro es uno de los creadores explica que "se nos ocurrió la idea al ver como gran parte de los pisos de alquiler asequibles para estudiantes en Compostela estaban en muy malas condiciones. Pisos muy fríos donde la caldera o la calefacción se estropean cada dos por tres, fianzas que no se devuelven sin explicación, averías que no se arreglan o caseros que entran en la casa sin avisar", precisa.

Algunos de los mensajes que los estudiantes inquilinos dejan en la cuenta "Querido Caseiro".


"Una vez hubo un cortocircuito y cuando vino el electricista descubrió que la luz del baño estaba conectada a otro piso. Le estaban robando luz a los vecinos", explica otra inquilina en el perfil.
"Nos inspiramos en otras cuentas similares en redes sociales, como Trabajos Ruineros que denuncia ofertas laborais abusivas, ou El Zulista, que muestra viviendas en mal estado en general", explica Jacobo Mouro.
Así que poco después de crear el perfil les empezaron a llegar muchas anécdotas con "todos los clásicos del piso de estudiantes, tanto de Compostela como de Vigo, Coruña, Pontevedra y Ourense". Entre los mensajes algunos preocupantes como plagas de insectos e incluso ratones o váteres que desbordan sin control. Las anécdotas son anónimas pero sus creadores aseguran que "una conversación con cualquier estudiante de clase trabajadora confirma que este tipo de cosas suceden de verdad todos los días".
Jacobo Mouro subraya que el panorama "no mejora, ya que con el auge de los pisos turísticos los precios siguen subiendo y la calidad sigue bajando y nuestros dirigentes se niegan a aplicar medidas de control coma las que se aplican por toda Europa", precisa.
"La casera vivía enfrente y cuando sabía que no estábamos en el piso entraba sin avisar", explican unas estudiantes de Pontevedra y otras señalan que "nuestra casera viene todas las mañanas a ver cómo está el piso y lo único que hace es coger la loza que tenemos en el fregadero y tirarla en una tina. Ya no tenemos vasos, los rompe todos al tirarlos", señalan. n