El edificio tendrá al menos 3.000 metros para que pueda acoger 20 empresas y adaptarse a la norma ESA

Campus y Parque Tecnológico vigués, opciones para el vivero aeroespacial

El comité ejecutivo de Zona Franca, ayer reunido. Además de Teresa Pedrosa, Santi Domínguez, Regades y García Costas, entre otros.
La delegada Teresa Pedrosa informó ayer al comité ejecutivo del Consorcio que la Zona Franca ya dispone de las características que debería reunir el edificio que albergue la futura sede del vivero de transferencia de tecnología aeroespacial, SBAI en sus siglas en inglés.
Según el estudio de necesidades que está realizando la Fundación Cameral INCYDE, para ajustarse a los estándares de la Agencia Espacial Europea (ESA), éste debería ser un edificio exento, de calidad, sostenible y de unos 3.000 metros cuadrados de superficie útil y modulable y situado en un enclave tecnológico: Campus o Parque de Valladares parecen las mejores opciones.

Pedrosa explicó que para la creación de la incubadora se van a seguir los estándares que la ESA tiene para su red de incubadoras y así conseguir que la sede de Vigo forme parte de dicha red.

Con ese objetivo el Vigo ESA BIC debería ofrecer espacios y personal cualificado para dar soporte en las diferentes fases del emprendimiento: pre-incubación, incubación y aceleración de empresas. Con respecto a la infraestructura, la incubadora de empresas tendría que alojarse en un edificio inteligente o digitalmente avanzado con servicios comunes como laboratorios, salas de conferencias, de formación y de reuniones y estar gestionado por un equipo altamente especializado y cualificado que conozca la comunidad emprendedora, con un extenso conocimiento de sus necesidades y que tenga una visión clara de cómo la tecnología espacial puede contribuir al fortalecimiento de las PYME.

Según informó la delegada, la superficie media de las incubadoras europeas es de 3.000 metros cuadrados para dar cabida a unas 20 empresas ya que un espacio más pequeño haría que fuese más difícil generar economías de escala. También se apunta que el edificio puede ser de nueva construcción o bien de reforma de uno existente, respetuoso con el medio ambiente, con espacios modulables que garanticen la suficiente flexibilidad para permitir a las empresas pasar de un tipo de alojamiento a otro a medida que crecen. Por esta razón, el cien por cien de ocupación no sería necesariamente lo ideal y, en cambio, el nivel óptimo en estas incubadoras sería de tasas de entre el 80 y el 90 por ciento. Otra característica del modelo de incubadora de empresas de la ESA es el fomento de la creación de redes entre las propias firmas alojadas.

Pedrosa también comentó que sería idóneo que la futura sede estuviese localizada en un 'enclave tecnológico' para que las empresas que allí se instalen puedan acceder a ayudas y subvenciones públicas a la I+D+i y, además, que el vivero pueda facilitar a las empresas que lo necesiten, naves para comenzar su proceso productivo. En esta circunstancia en Vigo sólo hay dos posibilidades y ambas se barajarán, el Parque Tecnológico y el Campus. En la Universidad incluso hay un terreno vacante para la ampliación de la ciudad tecnológica, está Gradiant y la Escuela de Teleco, especializada en satélites. Una tercera opción sería el polígono Porto do Molle, pero se encuentra en Nigrán, por lo que en principio quedaría descartado. Tampoco valdría el Auditorio de Beiramar, propuesto por Caballero, debido a no adaptarse.

Te puede interesar