Atlántico

VIGO

El camión con heroína llevó vasos a Alemania y chocolate a Madrid

Uno de los ciudadanos búlgaros admite que le iban a pagar 10.000 euros por la entrega 
Los dos ciudadanos búlgaros que ayer confesaron los hechos
Los dos ciudadanos búlgaros que ayer confesaron los hechos
El camión con heroína llevó vasos a Alemania y chocolate a Madrid

 La segunda jornada de declaraciones en el juicio que se sigue en la Audiencia en Vigo contra los 12 acusados de formar  un grupo criminal al que se le atribuye el mayor cargamento de heroína de los últimos veinte años dio un giro al relato aportado por los  supuestos cabecillas el día anterior.
Dos de los cinco ciudadanos búlgaros que comparten banquillo con el resto de arousanos y el abogados vigués, admitieron su participación en el operativo acordado con los españoles para el traslado de los casi 60 kilos de heroína.


La droga fue introducida en Bulgaria en un compartimento oculto en un camión que fue previamente preparado para tal fin. Así lo admitió el propietario del vehículo quien aseguró que éste partió de su país con la droga, junto con un cargamento de vasos que fue trasladado a Alemania, logrando pasar todos los controles. Desde allí, se dirigió a  Francia para recoger chocolate y enviarlo a Madrid y después se trasladó a Caldas, donde después de dejar la heroína tenía previsto cargar vino con destino a Bulgaría.  Semanas de viaje en las que, según afirmó el acusado, “yo estaba en contacto con los dos conductores, para darles indicaciones porque ellos no sabían nada de lo que llevaban”. De esta forma, exculpó a dos de los compatriotas procesados quienes coincidieron en su versión de que desconocían que  transportaran droga. El empresario sí insistió en que “contacté con una persona en mi país para acordar el transporte, sabía que era droga, pero no sabía que fuera heroína”.


Una vez el camión puso rumbo a Caldas, este acusado se trasladó junto con otro amigo a España para viajar a Pontevedra y recibir instrucciones, si bien no identificó a la persona que le contrató a excepción de un nombre “Iván”, que residía en Bulgaria. Sí situó en la nave a “Juancho”, uno de los presuntos cabecillas, y a otro arousano pero no fue capaz de identificar a un tercero, al que otro compatriota sí dijo ver y que señaló en sala: el abogado vigués. 
El acusado que reconoció al letrado  Manuel E.  como la persona que llevó la bolsa con el dinero a la nave donde se tenía que hacer la transacción, aseguró que participó en esta operación por dinero. De hecho, el mismo “Iván” que citó el empresario búlgaro, “me propuso el trabajo, tenía que viajar a Vigo, hospedarme en un hotel y esperar. Luego me llevaron hasta la nave y allí sólo tenía que hacer la entrega. Me prometieron 10.000 euros”, dijo.