Atlántico

VIGO

Seis cámaras de Tráfico controlan el uso del cinturón y el móvil en el área de Vigo

Interior anuncia la puesta en funcionamiento de los dispositivos, instalados en las vías a Porriño, Redondela y Vilaboa

La A-55 entre Vigo y Porriño, una de las vías de mayor control por Tráfico.
La A-55 entre Vigo y Porriño, una de las vías de mayor control por Tráfico.
Seis cámaras de Tráfico controlan el uso del cinturón y el móvil en el área de Vigo

nnnEl plan de medidas urgentes para reducir la siniestralidad en carretera, anunciado esta semana por el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido en el Congreso incluye entre otras, la puesta en funcionamiento de las cámaras de Tráfico instaladas el pasado año para el control del uso del cinturón de seguridad.
Los dispositivos se instalaron en más de 200 puntos de las carreteras de toda España, treinta de ellos en Galicia y siete en la provincia de Pontevedra. 
Según el listado de la Dirección General de Tráfico, de esas  siete cámaras, seis se encuentran en vías de comunicación entre Vigo y su área. En concreto, los conductores que se desplacen hacia Porriño, Redondela o Vilaboa por carretera convencional o autovía serán vigilados por un dispositivo de control de imagen.
En concreto, los dispositivos se encuentran en el kilómetro 12,80 de la VG-20, los kilómetros 4,35 y 8,20 de la N-552 (entre Vigo y Redondela), el kilómetro 2,94 de la A-55 (Vigo-Tui), el kilómetro 116,74 de la N-550 a su paso por Vilaboa y el kilómetro 0 de la N-556 hacia el aeropuerto.
Interior afirma que estas cámaras tienen el objetivo de mejorar las tasas del uso de cinturón de seguridad y reforzar el carácter preventivo de control por lo que, tras haber superado la primera fase de  evaluación de su funcionamiento se prevé el uso inmediato de las mismas.
Las cámaras comenzaron a instalarse en la red de carreteras en diciembre de 2015. Son dispositivos muy parecidos a los radares que, al captar, una media de cincuenta imágenes por segundo pueden detectar si el conductor y los ocupantes del vehículo llevan puesto el cinturón de seguridad o si están utilizando el teléfono móvil. La tecnología utilizada permite además identificar el vehículo lo que hace posible la tramitación de una multa en caso de que fuera necesario. 
Pero además, de los puntos que ya cuentan con la instalación, Tráfico ampliará los controles en tramos de especial siniestralidad, que todavía están por concretar, según informó la DGT. Serán tramos de carreteras convencionales donde se ha detectado que existe un incumplimiento reiterado de los límites de velocidad, de ahí que los nuevos radares también podrán vigilar si se hace uso reglamentario del cinturón o se utiliza algún dispositivo móvil. Las últimas estadísticas de seguridad por parte de la Dirección General de Tráfico reflejaban que el principal motivo de distracción ligado a los accidentes de tráfico tiene que ver precisamente con el uso del teléfono durante la conducción.
El pasado verano, coincidiendo con la primera operación de tráfico, se intensificaron los controles por parte de la Guardia Civil en los puntos con mayor siniestralidad de carreteras convencionales,   entre los que se encuentran también las vías en las que se instalaron las cámaras para controlar los cinturones de seguridad.
La conexión con Tui, Rendondela, Porriño y el Val Miñor son las de mayor trasiego de vehículos, algunas con índices de siniestralidad elevados, como la N-552 que llegó a ser la más peligrosa hace unos años o la N-550 entre Pontevedra y Vigo, la única hasta la fecha en la provincia que fue objeto de investigación por parte del Fiscal de Seguridad Vial.n