El alcalde se reunió ayer con El Imán y les reveló que espera respuesta del ministerio

Caballero ratifica a los “sin techo” que negocia el albergue con Interior

Caballero, junto a Chus Lago e Isaura Abelairas, visitó ayer las obras de Pi y Margall. foto: nuria curras.
Abel Caballero se reunió ayer por segunda vez en apenas diez días con el coordinador de la agrupación El Imán, Antón Bouzas, a quien confirmó que negocia con el Ministerio del Interior la cesión de una parte de la parcela en la que está emplazado el centro de inserción social Carmen Avendaño, en la Avenida de Madrid, para construir allí el albergue definitivo para ‘sin techo’.
Abel Caballero se reunió ayer por segunda vez en apenas diez días con el coordinador de la agrupación El Imán, Antón Bouzas, a quien confirmó que negocia con el Ministerio del Interior la cesión de una parte de la parcela en la que está emplazado el centro de inserción social Carmen Avendaño, en la Avenida de Madrid, para construir allí el albergue definitivo para ‘sin techo’. ‘En el caso de que las negociaciones lleguen a buen puerto’, precisó Bouzas. Durante la entrevista, que tuvo lugar ayer por la tarde en dependencias de la Alcaldía, el alcalde ratificó a Bouzas que las negociaciones para lograr ese espacio están en marcha y que ‘está esperando una respuesta inminente por parte de Interior’, afirmó ayer el coordinador del Imán, que mostró su satisfacción tanto por los avances en lo que respecta a la búsqueda de una ubicación para el centro de emergencia social municipal definitivo como en el proyecto de Caballero para ubicar el albergue provisional en la antigua Escuela de Hostelería. Al respecto de este último, Bouzas celebró las declaraciones realizadas el martes por el alcalde en las que aseguró que las protestas de los vecinos y comerciantes del Casco Vello no le harían cambiar de opinión. ‘Que haya tenido la valentía y el coraje de decir que hay que hacerlo nos tranquilizó porque llevamos mucho tiempo esperando y ya hay un cierto cansancio y descontento porque nos parecía que esto no iba a llegar nunca a su fin’, explicó ayer el coordinador del grupo. En lo que respecta a las fechas, Bouzas indicó que Caballero no le ofreció ninguna concreta pero que le manifestó que su intención es tener abierto el albergue provisional de la antigua Escuela de Hostelería en el mes de marzo. ‘Más o menos en la época en la que está previsto que deje de funcionar el dispositivo de frío del pabellón de O Berbés’, abierto por el BNG la semana pasada. ‘No es el gran centro que nosotros pensábamos pero como es transitorio y va a estar abierto las 24 horas del día los 365 días del año estamos muy satisfechos’, dijo Bouzas, que matizó que él es socio de la asociación de vecinos del Casco Vello pero que no comparte sus declaraciones. ‘Son conductas aporofóbicas’, dijo el coordinador del Imán que reconoció el derecho de los vecinos a pedir que el albergue no deteriore su calidad de vida pero señaló que la administración tiene la obligación de velar por todos los ciudadanos, ‘incluidos los que no tienen hogar’.

El BNG no fue un obstáculo

Por su parte, el teniente de alcalde, Santi Domínguez, destacó ayer que el BNG ‘nunca fue un obstáculo’ para que Vigo cuente con un albergue municipal sino que siempre aportó soluciones como la Gota de Leche o el barrio de Ribadavia, en San Roque. En medio de la polémica abierta por la puesta en escena de dos albergues distintos por parte del BNG –en el pabellón de O Berbés– y el alcalde –en la antigua Escuela de Hostelería–, Domínguez aseguró que los nacionalistas no van a utilizar este tema electoralmente porque ‘cuando se trata de la dignidad de las personas no se puede jugar’. Así, recordó que el BNG fue la única formación política que hasta ahora propuso dos ubicaciones y partida presupuestaria para el albergue municipal. En este sentido, y preguntado por el rechazo que ahora hay en el Casco Vello, recordó que ‘el único argumento que se dio para rechazar el centro en Ribadavia fue el conflicto social’ y que el alcalde también dijo que nunca se abriría el albergue en una zona en la que hubiese contestación social. ‘Las hemerotecas están ahí y no me dejan mentir’, aseguró.

Te puede interesar