VIGO

Los buzos peinan Rande sin hallar al hombre desaparecido

En el interior del coche que apareció en el puente con el motor encendido se encontró un cutter con sangre que podría ser del conductor, vecino de la ciudad de Pontevedra

Los buzos de la Guardia Civil participan desde ayer en el operativo de búsqueda.
Los buzos de la Guardia Civil participan desde ayer en el operativo de búsqueda.
Los buzos peinan Rande sin hallar al hombre desaparecido

 El dispositivo de búsqueda del conductor desaparecido en el puente de  Rande en la madrugada del pasado domingo se reanudaron en la mañana de ayer con la llegada del equipo de buzos de la Guardia Civil, con base en A Coruña. Las búsquedas se centraron en el fondo de la Ría y en los posibles lugares donde pudo quedar atrapado el hombre ante la posibilidad de que hubiese caído al agua, una de las líneas de la investigación que se lleva a cabo y en la que, según pudo saber este periódico, es una pieza clave un cutter manchado de sangre que se encontró en el interior del vehículo. El coche fue trasladado a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra para su análisis en busca de algún indicio de lo sucedido con el que al parecer era único ocupante del turismo. 
Al parecer, la desaparición de esta persona podría haber sido voluntaria y podría estar originada por problemas de su ámbito personal. Está previsto que las labores de búsqueda continúen mañana y se amplíe el radio de la misma ante la posibilidad de que fuera arrastrado por la corriente. El domingo también se buscó al desaparecido  con un amplio operativo en localidades como Chapela, Redondela, Domaio y Vilaboa. 
El desaparecido está identificado desde un primer momento gracias a la documentación del coche y su familia fue notificada de la situación, habiendo  presentado el pasado domingo una denuncia en las dependencias del Instituto Armado en la ciudad de Pontevedra. Al parecer se trata de un vecino de la capital del Lérez, donde era conocido por su actividad empresarial, siendo propietario de un gimnasio. La desaparición se produjo sobre las tres de la madrugada del pasado domingo, momento en el que se recibieron las primeras llamadas de automovilistas que avisaban de un coche con el motor en marcha y sin nadie en su interior que se encontraba parado en el carril independiente de sentido Vigo.  Por este motivo, el Centro Integrado de Atención ás Emerxencias (CIAE) alertó al respecto a Salvamento Marítimo y a Gardacostas de Galicia, así como a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, a los que se sumó durante la mañana del domingo el helicóptero de la Policía Nacional con base en el aeropuerto de Peinador. Tras más de doce horas de búsquedas, se suspendieron sin que se localizase al desaparecido, reanudándose ayer por la mañana con la llegada de los buzos de la Guardia Civil, que tampoco localizaron el cuerpo pese a llevar a cabo varias inmersiones.