Atlántico

VIGO

El 'botellón' vuelve con fuerza y el Puerto apela a la Policía

La Subdelegación del Gobierno logró impedir una macrofiesta que estaba convocada
Noviembre en las Avenidas, una imagen clásicas, con miles de jóvenes bebiendo en la vía pública.
Noviembre en las Avenidas, una imagen clásicas, con miles de jóvenes bebiendo en la vía pública.
El 'botellón' vuelve con fuerza y el Puerto apela a la Policía
nnn El fenómeno del botellón ha vuelto con fuerza para quedarse y la Autoridad Portuaria reconoce que carece de medios para combatirlo, aunque está totalmente prohibido en un reglamento que parece muy difícil de hacer cumplir “porque las convocatorias son espontáneas, sin organización”. Su presidente Enrique López Veiga se mostró muy preocupado con que en Navidades vuelva a ocurrir la ocupación de la zonas de las Avenidas y que se puede producir otro grave accidente como el del pasado fin de semana, cuando  una joven caía  al mar y su compañero se lanzaba posteriormente para tratar de ayudarla, quedando los dos agarrados a un espigón, por lo que se hizo necesario su rescate. El suceso se produjo durante la celebración del ya clásico ‘macrobotellón’ de la noche de Halloween o Samaín en la zona del Náutico. La chica se cayó al agua en una de las zonas que estaban valladas. No se trata de nada nuevo: el año pasado había ocurrido algo parecido, de nuevo con una aglomeración en la misma zona central que termino en varias intoxicaciones etílicas y la intervención de Emergencias. El Puerto tiene jurisdicción sobre las Avenidas y cuenta con su propia Policía, pero López Veiga siempre recuerda, y ayer lo hizo de nuevo ante los medios, que la guardia portuaria no es una fuerza de seguridad del Estado y carece de los medios suficientes para  acabar con el botellón, de ahí que la clave se encuentra en la participación de la Policía Nacional. En este sentido, aseguró que hace unos días consiguieron evitar una macrofiesta gracias a que interceptaron mensajes convocando a jóvenes.
“Llamamos a la Subdelegación y movilizaron agentes, que impidieron el botellón, porque está prohibido, peor no es fácil controlarlo”, señaló. De hecho, las multas que el Puerto anunció que podría imponer, hasta 60.000 euros, se han quedado en nada "porque no hay organizadores, así que no podemos sancionar", añadió Enrique López Veiga. n