Atlántico

VIGO

Los bomberos, ‘quemados’, paran y el Concello ve normalidad

El comité de huelga asegura que no hay plantilla suficiente para cubrir los servicios mínimos 
Miembros del cuerpo municipal de CIG y CUT, ayer, delante de la Inspección de Trabajo, tras la denuncia interpuesta.
Miembros del cuerpo municipal de CIG y CUT, ayer, delante de la Inspección de Trabajo, tras la denuncia interpuesta.
Los bomberos, ‘quemados’, paran y el Concello ve normalidad
Por primera vez en su historia, los bomberos de Vigo iniciaron ayer una huelga indefinida, convocada por los sindicatos CIG y CUT  debido a la situación “extrema” que aseguran padecer por la falta de personal. Una huelga que, según el Concello, no ha incidido en el  normal funcionamiento del servicio.
Desde el comité de huelga se aseguró que el déficit de la plantilla impide incluso cumplir con los servicios mínimos aprobados para la huelga. Esto obstaculiza, según David Álvarez, de la CUT, ejercer el derecho a la huelga, aunque el apoyo es masivo, dijo.
“Estos servicios mínimos se han hecho sobre el 100% de la plantilla pero actualmente estamos al 70%”, explicaba uno de los vocales del comité quien hacía hincapié en que “pese a todo no quisimos oponernos ni negociar dichos servicios porque no queremos perjudicar a los ciudadanos, es una cuestión de responsabilidad, nuestro objetivo es visibilizar la situación que atravesamos causando el menor daño posible”. Así, el número previsto en cada uno de los cinco turnos es de veinte bomberos más un mando, contando los conductores.  Siete irían destinados a Balaídos y 13 a Teis. Los sindicatos convocantes interpusieron ayer una nueva denuncia ante la Inspección de Trabajo. Revelaron que a los agentes en prácticas, todavía sin firmar como funcionarios, se les incluye en turnos normales  sin tener la formación ni la experiencia y con un salario menor.
La falta de personal para llegar a ese número se cubre mediante decretos que obligan a trabajar a efectivos en días de descanso, prolongando sus horas extras hasta llegar a más de 100 semanales en algún caso. Así lo explicaban varios bomberos  a este diario, que pudo comprobar los cuadrantes iniciales y modificados con decretos. Aseguraban que “hacemos 24 horas seguidas, vamos a casa y por la noche otra vez, es imposible conciliar la vida familiar y el cuerpo comienza a resentirse”. La falta de mandos es otro problema, relataban. “Echan mano de bomberos más veteranos para cubrir el puesto sin categoría asumiendo una responsabilidad que no les corresponde y eso acaba pasando factura”. La huelga podría notarse en servicios especiales con retenes de vigilancia en eventos.n