O Berbés y la fábrica de chocolate ‘made in Vigo'

Ruth y Agustín llevan las riendas de Ocumare, en la plaza de O Berbés
photo_camera Ruth y Agustín llevan las riendas de Ocumare, en la plaza de O Berbés

Un establecimiento hostelero de O Berbés, el primero en elaborar de forma artesanal sus propias onzas con cacao de Venezuela

Ruth Meller y Agustín Alonso son dos emprendedores que no solo están al frente de una empresa para exportar desde Vigo cacao procedente directamente de Venezuela (Arvicacao), sino que además desde su establecimiento hostelero en O Berbés elaboran su propio chocolate.  La idea surgió con el covid, “pensamos en abrir el local y en hacer nuestro propio chocolate”, explica Ruth,  que es que la ha tomado las riendas en Galicia del negocio chocolatero de su familia en Venezuela. 

Lo que ellos hacen en su choco-bar Ocumare es elaborar chocolates mediante la técnica “bean to bar” (del grano a la tableta), algo pionero en la ciudad.  “El grano, lo tostamos, lo descascarillamos  y lo molemos en una máquina, después va a una refinadora y ahí es donde le introducimos nuestra fórmula, con más caco o leche, aroma...”, explica Ruth.  El producto no lleva conservantes ni ningún tipo de químico lo que obliga a “hacer tabletas pequeñas de 80 gramos, para que se consuma pronto, ya que pasa tiempo empieza a estropearse”.  Asegura que esta elaboración y los ingredientes totalmente naturales  dan al chocolate un sabor diferente al comercial.  Además, tampoco pueden fabricar a gran escala, “es un proceso que se prolonga durante cinco o seis días”. 

Ellos mismos retiran la cáscar al grano que procede directamente de Venezuela.
Ellos mismos retiran la cáscar al grano que procede directamente de Venezuela.

El temor inicial era el precio de venta, 3,50 euros, “pensábamos que quizá no iba a tener gran acogida porque se trata de un producto artesanal y gourmet con un coste superior, pero la verdad es que está superando nuestras expectativas”. 

El hecho de elaborarlo en el propio local  hace también que sea un chocolate a la carta o personalizado. “Hacemos encargos, según el porcentaje de cacao que nos pidan, tenemos que hacer los cálculos y si por ejemplo es un porcentaje muy alto, utilizamos granos criollos que rebajan la acidez y dan un sabor más dulce, si le echamos algún fruto seco, es poco por la conservación”.  Esta pareja es una gran defensora del chocolate. “El verdadero es sano, porque es natural  y no lleva grasas añadidas”.  De hecho, Ruth asegura que estamos en un momento óptimo por el impulso de “la cultura de comer con productos naturales, veganos, más saludables”.  

Desde Arvicacao comenzaron a exportar desde Vigo hasta 400 toneladas de cacao que llegaban al puerto y se enviaban a Italia, Indonesia y Alemania. Debido a la cantidad optaron por llevarlo a  Amsterdam y seguir potenciando la salida  desde el puerto vigués, donde cuentan con un almacén de cacao,  impulsando la marca de cacao por España .

Te puede interesar