El Bachillerato más exigente de Vigo

Siete de los alumnos que se graduarán este año: Andreu, Gael, Rania, Daniela, Teresa, Tristán y Paulo, en el IES O Castro.
photo_camera Siete de los alumnos que se graduarán este año: Andreu, Gael, Rania, Daniela, Teresa, Tristán y Paulo, en el IES O Castro.
Nueve alumnos terminaron este año el Bachillerato Internacional en este centro, una modalidad que abre muchas puertas

El IES do Castro es uno de los institutos de referencia en Vigo y dentro de sus paredes se forman cada año cientos de estudiantes de Secundaria. Además, es el único centro público de toda Galicia, junto al prestigioso IES Rosalía de Castro de Santiago de Compostela, que tiene entre su oferta educativa el Bachillerato Internacional (BI), del que este año esperan graduarse hasta 9 alumnos. 

 

 

Se trata de una modalidad de bachillerato muy exigente, ya que en la pública es necesario compaginarlo con la obtención del Bachillerato Lomloe (esto es, el ordinario) y esto añade bastante presión a los estudiantes. Tanto es así, que de la promoción que se gradúa este curso en el IES do Castro, en la que empezaron 13, 4 decidieron abandonarlo por diferentes motivos. 

A lo largo de dos cursos académicos estos alumnos acuden juntos a todas las clases e incluso comparten algunas materias que no entran dentro del currículum del BI con sus compañeros del Bachillerato ordinario y, al final, deben hacer una serie de exámenes sobre las asignaturas del Internacional que abarcan el temario de ambos años, unas pruebas muy exigentes que se pasan estos dos años preparando.

La coordinadora de BI en este instituto, Paloma Pérez, explica que el alumnado que, por lo general, cursa esta modalidad, “no tiene necesariamente expedientes académicos brillantes, pero sí buenos, pero lo verdaderamente importante es que tengan una capacidad de trabajo, constancia e inquietudes”. Esta docente comenta que el paso por esta experiencia aporta “mucha madurez a los alumnos, además de fomentar un espíritu crítico”. Destaca del BI que tiene “una parte importante de práctica” que se materializa en diversos trabajos de investigación y presentaciones de trabajos y monografías extensas imprescindibles para obtener el graduado.

Hasta el IES do Castro acuden alumnos de otros municipios para cursar esta titulación que, como consecuencia, tienen que vivir en residencias de la Xunta como la de Altamar, ubicada en As Travesas. “Es usual que vengan alumnos de fuera, por lo menos unos 2 o 3 al año”, matiza Pérez. 

"Tuve semanas de no dormir"

Para los estudiantes de Secundaria, Bachillerato es normalmente una etapa muy difícil en la que la planificación de su propio futuro se mezcla con la complejidad cada vez mayor de los contenidos de las clases. Y, con la ABAU al final del camino, la presión suele ser muy elevada. En cambio, los estudiantes del BI ven la ABAU casi como un trámite después de dos años estudiando una modalidad muy exigente. “Fue más difícil de lo que esperaba  e incluso tuve semanas de no dormir”, comenta Andreu, uno de los 9 alumnos del IES do Castro que esperan graduarse con esta doble titulación –no lo sabrán hasta julio, cuando reciban los resultados de los exámenes–.  Sus razones principales para matricularse en esta modalidad pasan por “querer hacer un bachillerato distinto”, como cuenta Tristán; “abrirme más puertas de cara al futuro”, como indica Gael; o “estudiar en un país diferente”, como relata Andreu, ya que el BI permite estudiar en ciertas universidades extranjeras sin hacer pruebas de acceso.

Pero, más allá de la presión y los momentos duros, sin duda todos ellos se llevan muchas cosas positivas de haber cursado BI. Para empezar, amistades estrechas forjadas durante estos dos años. “Hemos podido tener experiencias sólo para nosotros 9, como una feria universitaria en Oporto o ir a presentar nuestra monografía en Burgos”, explica Rania, que se irá a estudiar Fisioterapia a Alabama con una beca deportiva de estudios. “Al tener clases con menos gente hay más cercanía y cambia tu visión de las asignaturas”, señala Gael. Además, todos ellos coinciden en que han mejorado mucho como estudiantes durante estos dos años.

Te puede interesar