Atlántico

VIGO

Aumentan las trifulcas de tráfico que acaban en juicio y condena

Las peleas entre conductores se sitúan en una de las principales causas de delitos leves

Los juzgados imponen multas de entre 120 y 240 euros por disputas de tráfico en las calles.
Los juzgados imponen multas de entre 120 y 240 euros por disputas de tráfico en las calles.
Aumentan las trifulcas de tráfico que acaban en juicio y condena

n n n Le pitaron por no arrancar a tiempo en un semáforo y él acabó golpeando a un conductor. El enfrentamiento derivó con  los implicados ante un juzgado de Instrucción de Vigo que impuso una condena por delito leve de lesiones de 240 euros. La sentencia es una de las ratificadas por la sección quinta de la Audiencia que, en apenas dos meses, ha tenido que dirimir más de una decena de recursos todos relacionados con delitos leves de daños o lesiones a consecuencia de trifulcas de tráfico.
La estadística judicial pone de manifiesto que las peleas, en general, son el principal objeto de denuncia. Sólo en la jurisdicción penal, durante el año pasado, los juzgados tramitaron 164 causas relacionadas con delitos de lesiones o maltrato. El número es mucho mayor si se trata de delitos leves, menos graves, que se dirimen en los juzgados de Instrucción. Con cerca de 2.000 denuncias y atestados anuales en cada uno de los 8 órganos vigueses, los enfrentamientos, junto con las amenazas o los hurtos copan las vistas que se celebran semanalmente en la ciudad.
Las apelaciones a la Audiencia corroboran además que en el último año ha habido una especial incidencia en las riñas anteriormente mencionadas que, junto con las vecinales, copan este tipo de delitos leves.
En lo que va de año, han sido ratificadas más de una decena de condenas que se traducen en multas desde los 120 euros hasta los 240. 
Las situaciones siempre comienzan con un roce entre conductores y/o peatones que se recriminan mutuamente su actuación. Lo más frecuente es acabar a golpes o patadas con el vehículo e incluso con peleas entre los protagonistas  así como amenazas.
Un vehículo accedía a un garaje  y al entrar un vecino creyó que le iba a atropellar, se produjo una discusión que acabó en un golpe en el capó y 120 euros de multa de condena por dicha reacción.
Otros 150 euros tendrá que pagar una viguesa por un delito leve de coacciones al aparcar su coche delante de una finca impidiendo el paso a la misma pese a las insistentes peticiones y obligando a los ocupantes del otro vehículo a dejarlo allí para ir caminando. Aparcar en un vado, rebasar a un coche por la derecha a toda velocidad para adelantar un carril en un semáforo o recriminar a un peatón por cruzar fuera de paso con el semáforo en rojo, son sólo algunos de los enfrentamientos que  llevaron a los implicados al banquillo y obligaron a celebrar un juicio,  finalizando en condena y posterior recurso, la mayoría ratificando las multas.n