Atlántico

VERANO

El atractivo de Cíes está mucho más allá de la playa

Las islas reciben cada verano a miles de visitantes por su paisaje, su amplia variedad de actividades, su flora y su fauna,  además de sus arenales únicos

A la izquierda el camping de las Islas Cíes es el más grande de la zona de Vigo. A la derecha el puente que cruza el Lago dos Nenos.
A la izquierda el camping de las Islas Cíes es el más grande de la zona de Vigo. A la derecha el puente que cruza el Lago dos Nenos.
El atractivo de Cíes está mucho más allá de la playa

 Las Islas Cíes son un foco de atracción de gente tanto de Vigo y del resto de Galicia como de todo el mundo. Esto se puede deber a que son mucho más que una playa. Tanto por su paisaje, como por su flora y fauna, sus rutas de senderismo y la posibilidad que permiten de desconectar del mundo de la ciudad, las Cíes son una visita obligada en Vigo.
La experiencia comienza ya desde el trayecto en barco que permite observar la Ría desde una perspectiva inigualable. Tras atracar, los visitantes empiezan a distribuirse. Muchos se dirigen a coger sitio en los arenales, pero otros comienzan a pasear, a realizar las rutas de senderismo, los mochileros se dirigen al camping y algunos se acercan hasta la cafetería.
 Entre los visitantes de este archipiélago es habitual encontrar muchos turistas. María y José vienen desde Soria, han hecho el Camino de Santiago del norte y luego han decidido pasar tres días en las Cíes. "Es la primera vez que estamos en las islas, nos ha gustado especialmente la playa, aunque también hemos visitado los faros". Lucas y Ana han venido a Vigo desde Madrid a visitar a unos amigos y han aprovechado la oportunidad para acercarse a las islas, "vinimos con ganas de verlas porque son preciosas y queremos pasear y estar en la playa", aseguran.
Son también muchos los turistas extranjeros que visitan las Cíes. Nikola y Luisa son dos jóvenes alemanas que han venido a Vigo expresamente para visitar estas islas. Pasaron tres noches en el camping y a pesar de que afirman que las playas les parecen muy bonitas, reconocen que "vinimos más para visitar la isla que para estar en la playa, hay muchos pájaros y caminos para pasear".
Asimismo, Sam y Liz vinieron desde Irlanda buscando alejarse del ruido. Para su sorpresa, en las Cíes se encontraron con el ruido de las gaviotas de las que bromean que no duermen. "Nos gustaba la idea de estar en una isla paradisíaca con playas preciosas en condiciones prístinas".
Pero no solo los extranjeros vienen a pasar varios días en el archipiélago. Ramón y Ana son dos vigueses que visitan las Cíes todos los años. Para Ana son "un paraíso al lado de casa, hay que visitarlo", mientras que Ramón asegura que "la primera vez que estuve fue hace cincuenta años y desde entonces vengo todos los veranos, sobre todo por la playa".
Pero las actividades que ofrecen las Cíes van todavía más allá. Los jóvenes participantes del campo de trabajo de las Islas, el Cíes Workout, además de realizar tareas de limpieza o de reforestación también desarrollan otro tipo de iniciativas.
Una de ellas una pequeña obra de teatro con teleñecos con la que además de entretener a los más pequeños buscarán concienciar sobre cuestiones como cuidar a los animales, no arrojar basura en la isla o no tirar plásticos al mar. Estas cuestiones básicas son clave para poder cuidar este Parque Nacional y mantenerlo como uno de los principales atractivos de la ciudad.