Vigo

Las asociaciones de ayuda detectan una recaída acelerada en la pobreza

Vigo

VIGO

Las asociaciones de ayuda detectan una recaída acelerada en la pobreza

El almacén de Banco de Alimentos de Vigo durante estos días: incrementa a 25.000 el número de personas atendidas.
photo_cameraEl almacén de Banco de Alimentos de Vigo durante estos días: incrementa a 25.000 el número de personas atendidas.
Caballero ofrece repartir comida a domicilio: "No hay límite presupuestario" para servicios sociales 

 Las asociaciones habitualmente más activas en cuanto a ayuda social directa en Vigo, Caritas, Banco de Alimentos o AFAN, coinciden en sus conclusiones con Vida Digna, cuya foto de este pasado lunes con colas interminables de personas a la espera de recibir bolsas de comida, ha dado la vuelta a España: consideran que en mayor o menor medida se está produciendo una recaída en la pobreza de personas que ya estaban más o menos colocadas debido a los efectos económicos crecientes de la crisis sanitaria.

Pedro Pereira, de Banco de Alimentos (BdA), es quien más claro tiene su diagnóstico. "Somos realistas, no hablamos de estar peor, sino de un 'antiguo peor' que va aumentando a muy mal y que es anterior a la pandemia". Explica que el virus ha provocado una hoguera donde han ardido trabajos y empleos y "las posibilidades de sacar adelante algo aunque fuera con economía sumergida". Señala que en BdA se han preparado a fondo. "Tenemos 150 instituciones a las que atendemos, es ahí donde cada vez se inscriben más personas que necesitan ayuda, y nosotros, tenemos que dar más cantidad", señala Pereira. Destaca el éxito de las últimas campañas organizadas por personas que sin tener nada que ver con el Banco que se han sentido unidas, como los hermanos Ferreiro y otros actores "que nos han producido una renta de 80 toneladas de alimentos, que son muchas". Señala que están recibiendo donaciones a través de las redes sociales, de gente de forma personal y empresas, "y así podremos estar ayudando a la gente con una atención". 

Según sus cuentas, ahora mismo están en asistencia por encima del 5 por ciento con respecto al año pasado. Desde el inicio de la pandemia, contabilizaron ya, al menos, 5.000 personas más que están recibiendo ayuda, con lo la Fundación Banco de Alimentos ha pasado de las 20.000 antes de la crisis, a 25.000 en la actualidad.  Pedro Pereira señala que la cifra  continuará subiendo. Y anota una novedad: que ahora se están desplazando las necesidades a lugares donde hasta ahora no tenían que llegar.  "Hemos comprobado  que están padeciendo en lugares que no había problemas, a  menudo por familiares llegados de Venezuela, se nota en pequeñas villas y aldeas, donde no entrábamos antes".

Durante 2019 BdA repartió 1,8 millones de kilos de alimentos y atendió a 20.000 personas a través de las 150 entidades homologadas con las que trabaja. Lo más novedoso ha sido la primera campaña virtual con la recaudaron más de 80.000 kilos de comida. Justamente desde este lunes está llegando a la nave de Vigo una nueva fase del programa europeo Fondo Europeo de Ayuda al Desfavorecido (FEAD). 

Cáritas inicia doble turno para asumir mayor carga asistencial

Cáritas de Vigo, ayer ya en trabajo presencial y doble.

Cáritas ha retomado la actividad presencial después de dos meses de teletrabajo, justo a tiempo para empezar a atender la demanda creciente. Su director, Gonzalo Davila, reconoce que ha crecido el número de demandantes, y han comenzado a atender en dos turnos de mañana y tarde. Como BdA destaca que con el virus aumentó la demanda de personas que estaban recolocadas en su trabajo, encarrilando su vida, y han vuelto a solicitar ayudas para pagar alquileres y alimentación. "Se encuentran con que estaban trabajando y de la noche a la mañana van a un ERTE o entran en la economía sumergida, sin ingresos y recurren a Cáritas". 
Tensi González, de AFAN, atiende ya a 480 familias al mes, unas 2.000 personas, pero ante su local de Freixeiro no hay nadie a la espera: es por turno, cada cinco minutos una familia, cada día 30. "La mercancía fresca llega a las siete de la mañana, a esa hora hacemos las bolsas, solo son cinco voluntarios, pero al pie del cañón", señala. También envían bolsas a sus casas a personas enfermas. Reconoce que se ha notado el virus, pero anota que sigue recibiendo comida, con fruta de Nieves y filetes del matadero de Tomiño, "siempre muy buenos", avisa. n

Más en Vigo
Comentarios